Hoy hace un año y una semana se votaron las elecciones presidenciales.

De última hora y al ritmo de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la que se exige a Costa Rica regular los matrimonios entre personas del mismo sexo, se intentó gobernar públicamente sobre asuntos privados: la sexualidad de la gente.

El caso es que esta situación no es nueva en Costa Rica. Así como tampoco son nuevos los intentos de los “progresistas” por liberalizar a esta sociedad “católica”. Dirán ustedes, ¿cómo que no es nueva esta historia Trilce? Bueno, cualquier intento propio por explicar resultaría fallido. No tengo tan buena capacidad de resumir (ya lo sabrán ustedes que tienen la paciencia de leer cada semana).

Por eso, luego de mucho escuchar por aquí y prestar atención por acá, es que me topé con María Flórez-Estrada Pimentel, periodista e investigadora. Junto a ella repasamos las raras similitudes-y-contradicciones que nuestro país ha tenido en tres siglos. Del XIX a la Cost...