Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Un reaseguro es el mecanismo de trasferencia de riesgo mediante el cual una aseguradora puede ceder a otras empresas a nivel internacional los riesgos asumidos de manera parcial o total sin importar el capital suscrito de la primera. Esta figura data del año 1300 y es no solo conocida a nivel mundial, si no aún más importante, es la que permite proteger los riesgos de gran envergadura.

Hace menos de 10 años, apenas en agosto del 2008, entró a regir la Ley Reguladora del Mercado de Seguros en Costa Rica – casi 85 años después de que en el país solo una compañía tuviera el monopolio para ofrecer coberturas, y ninguna otra empresa, nacional o internacional, podía participar -ni mucho menos ofrecer mejores condiciones de aseguramiento para los bienes del Estado, los ciudadanos y las empresas, siendo Costa Rica el último país de toda América en incorporarse al mercado abierto.

Esta situación es de especial importancia para explicar que el mercado abierto de competencia de los seguros en Costa Rica todavía está dando apenas sus primeros pasos, y es comprensible el desconocimiento de muchas personas. Es necesario que el ciudadano comprenda que todos tenemos derecho a elegir las mejores condiciones que sean posibles, en un país que, hoy más que nunca, exige transparencia y respeto de la ley.

Para dimensionar la importancia de los seguros en una sociedad basta con mirar atrás y recordar el impacto de catástrofes naturales recientes, como los terremotos de Chile y México, y, por supuesto, el impacto del huracán Otto y la devastación provocada por la Tormenta Tropical Nate, en Costa Rica.

En el caso de Chile, para mencionar un ejemplo, las empresas aseguradoras hicieron efectivos 5.500 millones de dólares en pólizas -que fueron absolutamente determinantes para levantar al país-; ahora, la pregunta sería: ¿Esos 5.500 millones de dólares estaban en el patrimonio o el capital de las empresas aseguradoras en Chile? ¡Por supuesto que no!

El reaseguro es el respaldo del seguro. Los recursos que se pagaron por el terremoto en Chile estaban debidamente estructurados en el sistema de reaseguramiento; esto significa que los riesgos de una eventual catástrofe estaban distribuidos entre varias empresas especializadas en reaseguramiento, y, por lo tanto, con mayor respaldo nacional e internacional.

El estudio anual Sigma, publicado el pasado 2017, indicó que los desastres y catástrofes naturales ocurridos en 2016 provocaron daños globales por 175 mil millones de dólares, el doble que en 2015; además, de ese monto, las aseguradoras corrieron a cargo de 54 mil millones de dólares que se pagaron para reactivar actividades económicas y apoyar los procesos de reconstrucción en diferentes partes del mundo. En Costa Rica tenemos ejemplos como el caso de la Represa de Cinchona, donde participaron en el pago reaseguradores a nivel internacional.

Aquí es donde regresamos a Costa Rica; en su reporte del pasado 20 de diciembre de 2017, Diego Delfino menciona directamente a Oceánica de Seguros en el apartado ¿Quien asegura que las reaseguradoras son seguras?; empecemos por explicar que Oceánica de Seguros es una empresa de fortaleza y experiencia comprobadas internacionalmente, con más de 40 años en el mercado global de aseguramiento.

Con la infraestructura de la Caja Costarricense de Seguro Social asegurada la Paz Social del país también se refuerza; en esa dirección, el proceso llevado a cabo por la Caja para la adjudicación de la póliza todo riesgo para el patrimonio institucional contra riesgos catastróficos y no catastróficos correspondió a una Licitación Pública a sobre cerrado donde Oceánica de Seguros participó de manera transparente y apegada a la normativa correspondiente (Licitación 2017CD-000003-1121).

El 19 de abril del año anterior se celebró en la dirección Financiero Contable de la CCSS la apertura con la participación de todas las empresas concursantes para su respectiva revisión.

Las consultas de los personeros de la Caja fueron debidamente atendidas, aclaramos las consultas del proceso y demostramos el respaldo financiero de Oceánica y de los reaseguros. A raíz de esto, el 6 de setiembre de 2017 recibimos oficio de la Caja donde citan el concurso y nos notifican que la Junta Directiva en el artículo 27 de la sección número 8924, celebrada el 31 de agosto acordó adjudicar a Oceánica de Seguros.

Como parte de la propuesta, Oceánica de Seguros también trajo al país a los representantes internacionales de las reaseguradoras desde Estados Unidos y Reino Unido respectivamente, fue ante representantes de Seguros de la CCSS que se realizó la presentación del programa de respaldos e incluso también se visitó la SUGESE, donde se entregaron a satisfacción todos los soportes de los respaldos del caso.

Para no inducir al error digamos las cosas con transparencia:

  • Las condiciones técnicas y financieras ofrecidas por Oceánica de Seguros a la Caja fueron mejores y más convenientes que las ofrecidas por el INS, y haber sido adjudicados no corresponde particularmente a un “error de forma” por parte del INS (el cual, además, no fue subsanado). No se vale, ni es correcto, sugerir que Oceánica de Seguros ganó la Licitación por un error del INS. Oceánica de Seguros ganó la oferta porque entregó una mejor propuesta para asegurar los intereses de los costarricenses.

 

  • Cuando las empresas aseguradoras entran a competir a un país tardan entre 5 y 6 años para alcanzar puntos de equilibrio, Oceánica de Seguros inició operaciones en Costa Rica en 2013, efectivamente estos primeros 4 años han mostrado pérdidas, no obstante, la exitosa y adecuada gestión de Oceánica de Seguros nos llevará al quinto año con más de 30.000 clientes y números positivos, cifras que muy pocas operadoras han alcanzado en sus primeros años en un mercado tan nuevo como este.

 

  • Al igual que las demás empresas aseguradoras, Oceánica de Seguros se encuentra regulada por la Superintendencia General de Seguros (SUGESE). La multa señalada por incumplir el capital mínimo operativo hace incurrir en una mala interpretación; Oceánica más bien incrementa el capital mínimo operativo de ley después de que SUGESE establece los parámetros correspondientes; y hoy por hoy contamos con un capital mínimo superior al requerido por Ley.  

 

  • Acerca del tema del patrimonio y capital; es incorrecto técnicamente, e incluso mal intencionado, sembrar dudas utilizando el hecho que una empresa aseguradora tenga – efectivamente- menor patrimonio y capital que los montos que asegura en las pólizas; y es muy desafortunado que distintas personas utilicen ese argumento como un ataque a una empresa aseguradora, pues no solo demuestra profundo desconocimiento del sector; sino que a nivel nacional e internacional sonroja y preocupa a las empresas que nos desempeñamos técnicamente en el sector así como a las reaseguradoras internacionales que hoy participan en nuestro campo así como a otras que quisieran participar a futuro.

 

El hecho que Oceánica de Seguros tenga un bajo Índice de Suficiencia de Capital, a diferencia de lo indicado en el reporte de Delfino, no debería ser utilizado como un argumento para generar dudas, más bien es un indicador que la gestión de la empresa ha sido eficiente y ordenada; y los recursos se utilizan con responsabilidad.

 

  • Es incorrecto también la mención de las firmas China Taiping Insurance Holdings y Best Median Insurance RE como reaseguradoras en la póliza de la Caja. Cada riesgo tiene sus propias características y sus reaseguradores especializados. En este caso todos los respaldos de los reaseguradores que participaron fueron no solo entregados al departamento técnico de la CCSS, si no también a la SUGESE.  

Lamentamos la manipulación que terceros han provocado en este caso; utilizar la relación que Oceánica de Seguros había establecido con empresas del señor Juan Carlos Bolaños para lanzar dudas acerca de la adjudicación de la póliza de la Caja a Oceánica es una maniobra mal intencionada y que nos obliga a salir en defensa de la empresa, y de la transparencia necesaria para cualquier proceso de competencia en beneficio de la gente.

Ya planteamos acciones legales contra el señor Juan Carlos Bolaños, y serán los Tribunales de Justicia los que decidan al respecto, como corresponde.

Agradezco públicamente a Diego Delfino por permitirnos expresar nuestra posición y brindar elementos para una mejor comprensión de un tema de interés nacional.

En Oceánica de Seguros nos sentimos muy honrados con la responsabilidad que asumimos como aseguradores de la Caja Costarricense de Seguro Social; es un hecho histórico relevante donde formalmente una institución pública rompe el monopolio de los seguros en búsqueda de mejores condiciones. Nuestro compromiso es con los ciudadanos y con la Seguridad Jurídica de Costa Rica y así continuaremos desarrollándonos en el país.