Este 24 de marzo, en Ciudad de México, se presentó un nuevo análisis que permite comprender la importancia de los bosques tropicales en el medio ambiente y su capacidad de regular la temperatura mundial, protegiendo al planeta del calor extremo, de las sequias y de otros impactos climáticos.

Se trata del informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que resalta el papel de las zonas boscosas de América Latina, África Central y Sudeste Asiático en la lucha contra el calentamiento global.

Según los resultados obtenidos por los investigadores, el planeta disminuye al menos medio grado Celsius con el aporte que hacen estos elementos naturales con sus compuestos químicos, la turbulencia y hasta la refracción de la luz.

Según señaló Deborah Lawrence, profesora de la Universidad de Virginia y autora principal del estudio Los efectos no vistos de la deforestación: Efectos biofísicos en el clima:

Todos los bosques son preciados. Cada hay más descubrimientos de que también mantienen el aire fresco y húmedo. El corazón de los trópicos coincide con el corazón del planeta, y estos bosques son fundamentales para nuestra supervivencia”.

El informe señala que los bosques generan una serie de ventajas abismales que favorecen la vida humana y la conservación de los hábitats naturales. Gracias a ellos se reducen las temperaturas extremas en todas las estaciones y horas del día.

Además, el estudio demuestra que los bosques hasta los 50 grados de latitud norte, aportan beneficios a escala global que mantienen a todo el planeta más fresco en grados Celsius.

Por ejemplo, la destrucción de los bosques tropicales en la franja de 10 grados sur del ecuador podría calentar el planeta medio grado. También se desprende que la desforestación es la responsable de un tercio del aumento de la intensidad de los días mas calurosos.

Por ello los encargados del estudio ven la importancia de valorar este tema por el resto de las organizaciones e instituciones mundiales, "ya que actualmente se le ha dado prevalencia a métricas centradas en el carbono, que no capturan adecuadamente la importancia de los bosques en la mitigación del cambio climático global".

Con el informe del IPCC se pretende sensibilizar a la población mundial acerca de las consecuencias, adaptación y la vulnerabilidad a la que se enfrenta el ser humano debido al aumento de las temperaturas, así como optar por políticas que protejan los bosques para mitigar algunos de los peores desastres climáticos y su favorecimiento en otras ramas como lo es la agricultura y ganadería. 

Entre los datos de mayor relevancia obtenidos después del trabajo de todos los científicos involucrados en este proyecto, se despierta interés en algunos de ellos: 

  1. La destrucción de bosques y otros ecosistemas en las regiones del Amazonas y el Cerrado de Brasil pone en peligro la agricultura local de la soja.
  2. El aumento de las temperaturas y la humedad vinculada a la pérdida de arboles ya ha reducido el número de horas del día en que la gente puede trabajar al aire libre.
  3. En Brasil, para el año 2100, unos 12 millones de personas podrían estar expuestas a un riesgo extremo de estrés térmico.