Trabajar en comunicación política es todo un mundo. Recuerdo que cuando era solo una joven pasante en el Congreso aprendí cierta dinámica. Resulta que los medios de comunicación siempre andan en busca de reacciones sobre hechos políticos.

Las reacciones buscadas a veces van por el lado de hacer preguntas incómodas, a veces solo pretenden recoger el punto de vista de algún diputado o diputada, o el algunas otras ocasiones pretenden balancear alguna información.

En el caso de la oficina para la que trabajaba, el diputado en aquel tiempo estuvo en un enredo mediático (y digo mediático porque debo decir que es una persona decente y nunca se comprobó que hubiese actuado contrario a la ley) del que aprendí algo importante.

Él, mi ex jefe, era políticamente muy correcto. Entonces, aunque no quisiera atender a alguien de la prensa siempre decía que sí los atendería pero en ocasiones salía con “algo de última hora”. Total que poco a poco al periodista le tocaba darse cuenta por sí solo que n...