Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El pasado 4 de junio de 2019 se publica un titular en el periódico La Teja “Desanti no Descarta ser precandidato de Liberación”, de cara a una entrevista realizada a Antonio Alvarez Desanti en el programa matutino Malas Compañías. En dicho programa, Desanti manifestó que se mantendrá “muy activo en la política nacional”.

Se le olvidó a don Antonio que el 23 de diciembre de 2013, mediante una entrevista en La Nación, nos había anunciado que el 30 de abril del 2018 terminaría su carrera política. Esto fue antes de llevar a Liberación Nacional a las dos peores derrotas de la historia:

  1. Como Jefe de Campaña de Johnny Araya (Elecciones 2014); y,
  2. Como Candidato a la Presidencia (Elecciones 2018)

No es de extrañarse que don Antonio cambiara su posición nuevamente, al fin y al cabo, a lo largo de toda su carrera nos ha demostrado ser un camaleón político. Experto en cambiar de posiciones según su conveniencia e incluso cambiar de partidos políticos si lo anterior se ajusta a sus fines.

La pregunta del millón es la siguiente: ¿le va a dar el PLN la oportunidad de ser nuevamente candidato? Nadie puede negar la situación crítica en la que se encuentra el PLN y la necesidad que tiene tanto el Partido como el país de que Liberación llegue a Gobierno. Una nueva derrota electoral podría ser el acabose de 68 años de historia.

Liberación necesita con urgencia de un candidato fuerte, con posiciones firmes y que dé seguridad tanto al partido como al País. No puede depender nuevamente de un candidato cuya mayor expertis es la derrota electoral.  Del mismo modo, no es justo para el liberacionismo que don Antonio siga utilizando el partido como trampolín para sus aspiraciones personales. Don Antonio, no le haga más daño al Partido. Don Antonio: ¡go home!