Los diputados pueden presentar mociones para modificar el contenido de casi todas las materias que son sometidas para su conocimiento, discusión y eventual votación.

La palabra "casi" existe porque hay dos temas bien definidos donde el derecho de enmienda de los congresistas está limitado y hasta eliminado según el caso: el trámite de convenios o tratados internacionales y la partida presupuestaria del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

En el primer caso, la Sala Constitucional ha reiterado desde antes de los años 2000 que los diputados no tienen derecho de enmienda sobre los tratados o convenios internacionales que el Poder Ejecutivo hubiese sometido para su conocimiento, de modo que solo pueden limitarse a votar afirmativa o negativamente el tratado.

Ello se da así porque el artículo 121 de la Constitución Política establece claramente que a la Asamblea le corresponde "aprobar o improbar los convenios internacionales, tratados públicos y concordatos", mientras que el a...