Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

En términos generales, el mundo continúa siendo

un lugar horrible. Millones de personas continúan

viendo sus vidas afectadas a diario por el hambre,

los conflictos armados, la intolerancia,

las enfermedades y la pobreza

Max Roser

A grandes rasgos la segunda ley de la termodinámica, la entropía, explica la inevitable tendencia al desorden y la destrucción de todo lo existente en el universo, a través de la irreversibilidad de los procesos que involucran la energía. El consenso es claro, entre más conocimiento adquieres mayor es la propensión al pesimismo, por eso resulta lógico que la enajenación esté emparentada con su contrario: el optimismo. En estos términos la libertad podría resumirse como un estado interior basado en el conocimiento. “(...) y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Las verdades son aleatorias, fluctuantes, crecen y decrecen, pero sí existen y contamos con medios para acercarnos lo suficiente. Las estadísticas reales, fundamentadas en las ciencias exactas, utilizan las matemáticas para esclarecer y augurar, su capacidad de demostración va más allá de las opiniones y los juicios, una cifra no es una verdad por sí misma, pero en muchos casos es lo que más se le acerca. Al analizar los datos que revelan estudios serios de la sociedad actual daremos con la realidad, cruda, demoledora, siniestra, un mundo de injusticias y horror, donde las mayorías sufren cada día mientras pequeños grupos de humanos privilegiados se aíslan en sus vidas de fantasía. La psicología positivista (PsP) es una de las aliadas más importantes para el aumento de la enajenación, ya que se muestra como un chaleco salvavidas en el océano de la tragedia humana, su peligroso mecanismo de aceptación conlleva una desmedida amistad con el optimismo, dejando tras de sí a las emociones naturales que no se emparentan con la felicidad, como si se tratara de vidas a la medida en estados de plenitud permanente, sentimientos cercanos al que producen las drogas recreativas.

El mundo que habitamos no es como las mentiras fotografiadas para Instagram, ni un centro comercial con estilos de vida en escaparates. Todos aspiran a ser millonarios, tener experiencias de farándula, socializar en medio de ambientes acogedores donde puedan mostrar sus objetos, sus artículos, y hablar del próximo viaje de vacaciones. La verdad les causa aversión, no quieren saberlo, los pesimistas son para ellos una piedra en el zapato, prefieren ignorar, sacar sus cabezas del basurero, aunque todo el cuerpo continúe dentro. Tarjetas de crédito, préstamos, hipotecas, financiamiento, a cambio de tu energía y tu tiempo, vas a vivir para pagar y comprar, la deformación de tu instinto concuerda con los parámetros de felicidad que te implantaron desde niño. La competencia y la envidia son los detonantes. La mayoría de lo que tienes no lo necesitas, lo adquieres para mostrarte en público, la presión viene de cada grupo social que te rodea. Te has preguntado si estás viviendo o si por el contrario mueres cada día en tu propia ignorancia.

Quien indaga dará con verdades, alrededor el incendio consume las mentes, deteriora los cuerpos, por eso mueren en las salas de cirugía plástica, se presionan hasta tener un peso y una figura perfecta, sus coaches y sus nutricionistas son sus dioses. ¿Y qué pasa al otro lado de la cortina de humo donde los números contradicen su noción de la existencia? Vamos a eso:

Según estudios del Ministerio de Economía Industria y Comercio en Costa Rica, a abril de este año, circulaban alrededor de tres millones de tarjetas de crédito, lo que representa la mayor concentración per-cápita del uso de éstas en el mundo, resultando en ganancias multimillonarias para sus emisores. Esto quiere decir que el uso de tarjetas de crédito en Costa Rica es una nueva forma de esclavitud basada en un comportamiento cultural de adquisión por endeudamiento, una enfermedad peor que cualquier pandemia. Ahora vean el número más interesante, la deuda total es de más de 2.000 millones de dólares, con una morosidad mayor al 12%. Esto llevó a una rápida puesta en acción de la nueva ley para la tasa de usura, pues los números eran más que alarmantes. La esclavitud por endeudamiento se ha normalizado a tal punto que para una gran parte de la población trabajar durante toda la vida en horarios asiáticos será la única salida.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura nos dice que mueren en circunstancias de pesadilla, aproximadamente, 345 millones de animales al día, a lo que hay que añadir unos 140 millones de toneladas de peces. Por eso los gases de efecto invernadero emitidos por los mataderos son 18% más altos que los del transporte. Los estudios revelan además que la ganadería es también una de las principales causas de la degradación del suelo y los recursos hídricos: “El ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día”. Esto solo para alimentar a 1 300 millones de personas de los 8 000 millones que habitan la tierra, lo que nos da otro número, solo un 16,25% de la población mundial tiene acceso a proteínas animales.

Un estudio reciente realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y la Iniciativa para el Desarrollo Humano y Contra la Pobreza de la Universidad de Oxford, nos dice que una cuarta parte de la población mundial (2 000 millones) se encuentra en la extrema pobreza, de los cuales la mitad son niños (mil millones). 1 300 millones son considerados pobres multidimensionales porque no solo sufren carencias económicas sino en muchos otros sentidos. Por otra parte, el Banco Mundial advierte que el 46% de los seres humanos vive entre la pobreza y la indigencia, pues casi 4 000 millones de personas vive con menos de $5,50 al día. Una de cada tres personas en el mundo no tiene acceso a fuentes de agua potable, lo que significa 2 300 millones de personas que carecen de ésta.

En el Informe Mundial contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas, se llegó a la alarmante cifra de 2 000 millones de personas en riesgo actual ante la trata de personas para explotación sexual, esclavitud laboral y tráfico de órganos.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha llamado la atención sobre el alto crecimiento de los números en los índices de desplazamientos humanos que al día de hoy suman 71 millones de personas que huyen de la guerra, los conflictos, la miseria y la persecución. Por otra parte el 99% de los refugiados no tiene lugar a dónde ir. 1 000 millones de personas son analfabetas.

Según la Organización Mundial de la Salud el 80% de las defunciones en el mundo se debe a infecciones respiratorias (transmitibles) en los países de ingresos bajos, y a enfermedades cardíacas (no transmitibles) en los países de ingresos altos. Las enfermedades mentales se encuentran entre las cinco causas de muerte principales en los países con ingresos medianos altos y en tercer lugar en los países con ingresos altos. Alrededor de 10 millones de personas fallecen por cáncer cada año y alrededor de 43 millones viven actualmente con la enfermedad.

El foro Económico Mundial advierte que un millón de especies de animales se encuentran en peligro de extinción, la mayoría de las selvas tropicales está desapareciendo aceleradamente, así como también el hielo de los casquetes polares. Los científicos han advertido sobre la extinción masiva hacia la que nos acercamos. Tenemos además la cercana extinción total de los arrecifes de coral, millones de personas expuestas a las inundaciones y a la desaparición de zonas costeras y la reducción significativa de las zonas aptas para el cultivo. Un estudio basado en más de 6000 referencias científicas explica los efectos devastadores que tendría un cambio apenas de medio grado de temperatura.

La sobrepoblación es el verdadero problema, los recursos escasean y la contaminación crece, así como el calentamiento global, es inevitable por lo tanto que las grandes potencias mundiales tomen medidas genocidas y de exterminio masivo camufladas como enfermedades o accidentes.

Las estadísticas, los gráficos, los números, las cifras y los diferentes recursos matemáticos para la descripción detallada de las cantidades globales nos muestran una verdad que podemos estar seguros sigue quedándose corta, lo que quiere decir que el panorama es mucho peor.