Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El 15 de marzo se celebra el día mundial del consumidor. Este año la celebración gira alrededor del consumidor sostenible. El Objetivo 12 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible busca garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

Partimos de los compromisos internacionales como el del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (1999), que en la Observación General (OG número 12), establece “...deberán adoptarse medidas más inmediatas… para garantizar el derecho fundamental de toda persona a estar protegida contra el hambre y la malnutrición. El derecho a una alimentación adecuada es de importancia fundamental para el disfrute de todos los derechos...”.

Este compromiso lo unimos a lo que se denomina “sistema alimentario sostenible”, que es aquel que garantiza la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas de tal forma que no se pongan en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales de la seguridad alimentaria de las futuras generaciones.

Los sistemas alimentarios sostenibles y saludables en América Central deben abordar múltiples desafíos, como los impactos negativos del cambio climático, el proceso de transición nutricional y la doble carga de enfermedades nutricionales, la falta de desarrollo rural integrado, las condiciones de inequidad de género, la pobreza estructural persistente, el desempleo juvenil y un aumento del proceso de migración forzada que afecta a países de la región. La región requiere contar con mercados y políticas regionales adecuados para apoyar la agricultura sostenible y los sistemas de consumo saludable de alimentos.

Un grupo de organizaciones de consumidores de la región hemos creado un espacio denominado Consumidores en Acción de Centroamérica que tiene como fin “aportar a la construcción de un nuevo modelo de consumo sostenible y responsable”. Nuestro proyecto se ajusta perfectamente al tema del día del consumidor, al considerar que existe una relación con las modalidades de consumo para la región centroamericana y problemas relacionados con la obesidad y la malnutrición producto de una alimentación no saludable.

El objetivo del proyecto es facilitar un diálogo regional en el que participen organizaciones públicas y privadas nacionales y regionales, así como a actores estratégicos de la sociedad civil y del mundo académico interesados en promover sistemas agrícolas sostenibles y resilientes adaptados al cambio climático y sistemas de consumo de alimentos saludables en Centroamérica.

El proyecto inicia con la identificación de actores que puedan dar su opinión y compartir su experiencia en relación con la producción y alimentación sostenible. Una vez identificados los actores debemos analizaremos los temas que se deben incorporar en una agenda nacional, y regional, para orientar políticas públicas que contribuyan a que se haga realidad una producción agrícola sostenible y la alimentación saludable en la región centroamericana.

De esta forma, se busca establecer un diálogo entre partes interesadas claves para promover políticas públicas que contribuyan a una alimentación saludable a través de la producción agrícola sostenible. Se busca acercar los productores a los consumidores, lo que consideramos contribuirá a la mejora de la calidad de vida.

Se buscará la participación de organizaciones de producción agrícola (especialmente las mujeres campesinas), de consumidores, la academia y el sector privado comprometido con el objetivo de construir una nueva agenda regional para fortalecer los sistemas alimentarios sostenibles y saludables en la región.

Esta iniciativa considera que debe ponerse énfasis en:

  1. Enfrentar las Enfermedades No Transmisibles, promover la disminución del sobrepeso y la obesidad mediante políticas públicas y acciones que permitan disminuir el consumo de las bebidas azucaradas, regular el consumo de productos no alimenticios en los centros escolares, crear un Etiquetado Frontal de Advertencia Nutricional de Alimentos y regular la publicidad de alimentos no saludables dirigida a menores de edad.
  2. Adoptar medidas para que los sistemas alimentarios sostenibles y saludables sean equitativos e inclusivos, que garanticen la alimentación saludable y el bienestar de la población. Esto supone garantizar su disponibilidad, el acceso, el consumo, promover la producción de alimentos agroecológicos protegiendo la biodiversidad e intensificar el uso de semillas nativas, fomentar las buenas prácticas agrícolas y de comercialización, promover los centros de acopio de alimentos saludables, para facilitar el acceso a alimentos nutricionalmente adecuados y adoptar Canastas Básicas Alimentarias saludables para garantizar el Derecho Humano a la Alimentación Adecuada y los Derechos Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales.
  3. Fortalecer el trabajo de las organizaciones de consumidores como instancias de la sociedad civil capaces de empujar propuestas y cambios ante afectaciones a la salud pública. Estamos buscando que la cooperación internacional y solidaria facilite recursos técnicos y financieros para desarrollar el trabajo de incidencia en la promoción de los sistemas alimentarios sostenibles para la alimentación saludable.

Solicitamos la colaboración de aquellos grupos de mujeres del sector agrícola y grupos interesados, en que nos hagan llegar su interés, al correo fundacionambio@gmail.com. Los estaremos contactando para coordinar la participación en las diferentes actividades a realizar.