Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio.

Mucho hemos escuchado sobre el empoderamiento de las juventudes con respecto a temas climáticos y se llega a pensar que es algo nuevo o algo ajeno a nuestras realidades, pero hoy quiero aprovechar esta columna para contar a modo resumido sobre la experiencia de la I Conferencia de la Juventud de Costa Rica sobre cambio climático (LCOY-CR por sus siglas en inglés), que permitió reunir a 86 personas jóvenes de toda América Latina.

Sumado a la LCOY-CR se promovió una plataforma virtual de consulta sobre cambio climático, afectaciones a las distintas comunidades y la lucha que llevan de forma diaria para hacerle frente al cambio climático, en esta participaron alrededor de 500 personas jóvenes de la región Latinoamericana. Con esta columna solo pretendo visibilizar las voces participantes de cara a un evento mundial de alto nivel que está por ocurrir: la Vigésimo Quinta Conferencia de las Partes (partes= países) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), de la cual Costa Rica albergó su reunión Preparatoria (Pre COP25).

Tanto en la COP25 como en la Pre COP25, se desarrollan negociaciones sobre la agenda climática internacional y como los países actúan, que ya vimos que falta ambición, puesto que las cifras a hoy nos dicen que los alcances han sido bajos. De forma simultánea, este año han decidido tener apertura de espacios para el dialogo con sociedad civil. Las personas jóvenes siempre tienen su Conferencia de la Juventud (COY) a la cual se adscribe la LCOY-CR, y que pertenece al Movimiento Climático Juvenil (YOUNGO por sus siglas en inglés), que es la Constituyente de Juventud en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, es decir es la voz joven oficial dentro de las negociaciones. Pero en Pre COP, no suele darse un espacio para personas jóvenes, para que dialoguen y articulen de cara a las negociaciones, y aquí retomo la LCOY-CR, que es el caso que les quiero contar, y que ha sido el primer evento de juventud que se da en una Pre COP ¡sí, ocurrió en Costa Rica!

Voz joven latinoamericana en Pre COP

La LCOY-CR contó con la participación de personas jóvenes de América Latina y fue organizada por un colectivo que ahora es una red de trabajo llamada “Red de Juventudes y Cambio Climático de Costa Rica” y contó con el apoyo del Viceministerio de Juventud y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) principalmente. Durante toda la sesión pudimos dialogar y sobre todo articular en pro del establecimiento de una agenda climática con enfoque de juventudes a nivel de América Latina en el marco de la Pre COP25, pero ese establecimiento es a modo simbólico, porque conforme avanzamos en la organización y ejecución del evento quedaba más en evidencia que América Latina está en resistencia ante el cambio climático, que la lucha no es nueva, ni tiene su origen en el Norte global (donde se han encontrado aliados y aliadas), si no que tiene su origen en la cotidianidad, en la observación de los cambios del clima, en la afectación propia, en la necesidad de sobrevivir. Quedaba claro que la lucha climática de América Latina tiene rostro joven, de mujer, de indígena, de persona costera y rural, de niñez, tiene rostro de los ecosistemas que habitan a lo largo de la región, pero también quedaba en evidencia una exclusión de las tomas de decisiones, una separación entre la realidad y la ambición climática de quienes asisten a tomar decisiones en eventos como la COP25.

Por lo anterior, es que se generó una declaratoria de lo vivido ese día a manera de que funcione como insumos para la COY15 y la COP25, que funcione para que las personas jóvenes de América Latina que van a participar puedan involucrar distintas realidades a las suyas. Se abarcaron entonces 5 ejes que son:

  1. Derecho a la participación en decisiones y acciones climáticas.
  2. Políticas centradas en las personas jóvenes y adolescentes.
  3. Acciones basadas en la ciencia.
  4. Impactos sobre poblaciones vulnerables.
  5. Alianzas ante el cambio climático.

Este evento nos permitió identificar desafíos y rutas a seguir basados en los ejes mencionados anteriormente, como lo es la urgencia de involucrar a las personas jóvenes en las tomas de decisiones respecto a temas climáticos, por ejemplo el próximo año los países deben presentar las nuevas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional ¡ahí deben estar estas voces! el garantizar los derechos para las poblaciones más vulnerables ante el cambio climático como los son la niñez y las poblaciones de zonas costeras, promover el desarrollo científico e impulsar las decisiones basadas en la ciencia (absurdo pensar que tenemos datos y son ignorados por los políticos) y la creación de políticas públicas con el cambio climático como eje transversal… sobre este último punto hago una pausa para contar que el pasado sábado se aprobó la Política Pública de la Persona Joven 2020-2024 (para Costa Rica) y esta incluye por primera al cambio climático y los lineamientos para hacerle frente no es fácil, pero tampoco imposible. Y eso es lo que pedimos para todas las áreas.

¿Qué sigue?

La participación en la COY15 y la COP25 durante los últimos días de noviembre y las primeras dos semanas de diciembre, está como siguiente punto de acción, de Costa Rica estaremos participando personas jóvenes de manera oficial, integrándonos a un esfuerzo regional. Por lo anterior es que hemos continuado articulando con personas jóvenes de la región para poder elevar los resultados de la LCOY-CR a las negociaciones y espacios de dialogo.

Y ahora queda seguir trabajando, exigir mayor ambición climática, pero considerando las realidades de los distintos grupos, sobre todo los mas vulnerables, involucrarnos en los espacios de participación y decisiones, seguir lo que va a estar pasando en la COY15 y COP25, pedir rendición de cuenta para saber como los países están trabajando y seguir en lucha, que la adaptación y la mitigación para nuestra región termina siendo una lucha.