El diputado oficialista Welmer Ramos mantiene en corriente legislativa tres iniciativas que han dado de hablar en los últimos meses por versar sobre temas que, por años, han agobiado a los costarricenses y al sector comercial: tasas de interés de usura en el sector bancario nacional, alto precio de los medicamentos en comparación con otros países, y comisiones por uso de datáfonos varias veces más altas que en países europeos.

Desde que trascendió que la Procuraduría de la Ética Pública (PEP) denunció penalmente al congresista por presunto tráfico de influencias por actuaciones cuando era ministro de Economía de Luis Guillermo Solís, quienes apoyan a Ramos han impuesto la narrativa de que se trata de un ataque desde los sectores interesados en que sus proyectos no prosperen.

¿Cuáles son y en qué consisten? En esta entrega de A Fondo se los explicamos.

Expediente 20.861, contra las tasas de usura

Uno de los primeros proyectos impulsados por Ramos apenas tomó posesión de su curul fue el ...