Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

En un artículo anterior en este mismo medio el cual titulé “¿Tercer Strike para el Partido Liberación Nacional?” hablé de las grandes equivocaciones que ha tenido el PLN en sus últimas dos contiendas electorales, bajo el liderazgo de Johnny Araya y Antonio Álvarez. Despreciar la militancia partidaria y abrirle las puertas al oportunismo político se convirtió en la nueva moda a lo interno del PLN.

Un año después de mi artículo anterior, pareciera que a lo interno no aprenden la lección y bajo la guía de las mismas personas el PLN sigue con la misma receta. Lo anterior se observa en los acuerdos tomados por la Asamblea Nacional 4 de mayo anterior.

La Asamblea Nacional aprobó una moción llamada “Propuesta Para la Apertura (o Amnistía)”, mediante la cual establece un transitorio que permite cualquier persona, militante o no del PLN, aspirar a cargos o candidaturas, siempre y cuando den su adhesión al partido con al menos 15 días antes de su elección o nombramiento.

Este transitorio modifica excepcionalmente y por un plazo que corre del 4 de mayo al 1 de diciembre de 2020, lo establecido en el inciso c) del artículo 14 del Estatuto del Partido. Dicho artículo, previo a la aprobación de este transitorio establecía en que interesa lo siguiente:

ARTÍCULO 14: Para aspirar a cargos o candidaturas, las personas deberán cumplir con los siguientes requisitos: (…) c) Poseer membresía ininterrumpida en el partido durante los últimos dos años previos a su elección o nombramiento.

¡Pal carajo la militancia! De conformidad con lo establecido en este transitorio, el PLN se alquila al mejor postor. Quien quiera ser candidato a un puesto de elección popular tiene las puertas abiertas en el PLN, sin importar que haya sido militante de otros partidos. Basta con decidir ser liberacionista 15 días antes de la elección o nombramiento. Lo aprobado por la Asamblea Nacional es una bofetada a aquellos liberacionistas “de hueso colorado” que llevan años trabajando por conservar los principios fundamentales del partido.

La Asamblea Nacional del partido se equivoca fuertemente al creer que al PLN se le rescata adquiriendo adeptos sin ideología, cuando es la falta de una ideología cierta lo que ha ocasionado que el PLN navegue sin rumbo desde hace ya 6 años. La Asamblea Nacional perdió la noción de que lo que hizo grande al PLN en el pasado fue haber tenido una militancia fuerte, guiada por líderes de carácter y pensamiento y personas de visión y acción. Opta la Asamblea Nacional por alquilar las riendas del PLN a cualquiera que asemeje tener posibilidades de tener una victoria electoral, porque ganar por ganar, es lo que busca el PLN tras las vergonzosas derrotas de las campañas pasadas.

Cometen el mismo error que cometió Antonio en las elecciones pasadas al invitar a sus contrincantes a votar en la convención interna. Ignoran que la única forma de hacer grande al PLN otra vez, es con la formación de liderazgos a lo interno de su militancia. En las filas del PLN existen muchísimas personas con capacidad y liderazgo suficiente para sacar el partido adelante. Muchísimas personas conservan aún los principios fundamentales del viejo liberación —socialdemócrata por excelencia— y merecen una oportunidad de dar la lucha por reverdecer el partido.

Poco a poco el otrora Partido Socialdemócrata, se convierte en un Metapartido que busca atraer votantes de cualquier ideología, creando un sancocho ideológico. Asegura el PLN un acceso a sus filas a cualquier grupo de interés que quiera cumplir con cualquier tipo de propósito: ¡Se alquila el PLN!