En 20 años, de 1998 a 2017, fallecieron 1,3 millones de personas y unos 4400 millones fueron heridas, perdieron su hogar, tuvieron que desplazarse o necesitaron ayuda de emergencia a causa de desastres naturales provocados por el cambio climático, según reporta Naciones Unidas.

Además, “los fenómenos meteorológicos extremos representan en la actualidad el 77% del total de las pérdidas económicas en el mundo, USD $2,24 billones, 151% más que las pérdidas registradas en los 20 años que comprenden el periodo entre 1978 y 1997, que ascendieron a 895.000 millones de dólares”.

En estas condiciones, en 2050 se daría el escenario perfecto para una super película de ciencia ficción, donde la principal causa de muerte podrían ser las infecciones bacterianas, en un mundo que será poblado por casi 10.000 millones de personas.

Pues, pese al incansable trabajo de quienes procuran devolverle la sostenibilidad al planeta, a este paso, publica el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente...