El alcalde de Kiev, Vitaliy Klitschko, ha reconocido que la situación en la capital de Ucrania, "sin exagerar, es amenazante", y ha aventurado que la madrugada de este sábado será "muy difícil" pues las tropas rusas están "cerca" de la ciudad.

El alcalde capitalino ha lanzado esta advertencia en un mensaje publicado en Telegram, donde además ha informado de que los puentes de Kiev cuentan con equipos de control especial para proteger las infraestructuras.

"Agradezco a los residentes de la ciudad por su disposición a defender la capital y el país junto con otras unidades de las Fuerzas Armadas y las fuerzas del orden", ha añadido Klitschko, según recoge la agencia UNIAN.

Por otro lado, ha llamado la atención de la ciudadanía para que comprueben si en los edificios, zonas verdes o en la propia vía pública de Kiev encuentran marcas o pinturas que podrían haber sido realizadas por el Ejército ruso a modo de indicaciones y dianas para abrir fuego.

El alcalde ha instado a la población a que pinte o cubra con tierra estas presuntas indicaciones, a la par que ha pedido a aquellos habitantes de Kiev que tengan acceso a las azoteas de los edificios que hagan lo propio en estas zonas.

"Recientemente recibimos información de los residentes de uno de los complejos residenciales en la capital. Encontraron muchas de esas marcas en el territorio de su complejo. Informamos sobre ellas y rápidamente comenzamos a pintar las marcas de los saboteadores", ha explicado Klitschko.

Previamente, el alcalde ya había pedido a los residentes de Kiev que se abastezcan de agua, alimentos y artículos de primera necesidad ante la invasión rusa del territorio y el avance de las tropas hacia la capital.

Las Fuerzas Armadas de Rusia han intensificado en las últimas horas su ofensiva sobre Kiev, con movilizaciones por tierra y aire que hacen temer una próxima entrada en la capital ucraniana, donde un edificio de nueve plantas ya ha sufrido graves daños por el supuesto derribo de una aeronave.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha denunciado que los bombardeos rusos están afectando a zonas civiles y ha confirmado "terribles" explosiones en Kiev, equiparables, ha dicho, a las registradas en la Segunda Guerra Mundial. "La última vez que nuestra capital experimentó algo así fue en 1941, cuando fue atacada por la Alemania nazi", ha asegurado el ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba.