Por Javier Hernández Camacho – Estudiante del TCU de ULACIT

En la actualidad, uno de los principales retos que afronta la sociedad es el consumismo. Esta tendencia va de la mano con la teoría de Max-Neef, la cual refleja las necesidades fundamentales de los humanos y explica cómo deben satisfacerlas. El consumismo es la otra cara de la moneda, ya que se considera, según Diccionario de la Lengua Española (Real Academia Española, 2005), como el ”afán por comprar bienes indiscriminadamente, aunque no sean necesarios”. Barber (2008), por su parte, comenta que “el consumismo privilegia el impulso sobre la deliberación, la gratificación instantánea sobre la gratificación a largo plazo, el narcisismo sobre la sociabilidad, el derecho sobre la responsabilidad, y el ahora sobre el pasado y el futuro” (p. 76). Este afán del ser humano por conseguir bienes en exceso ha desencadenado una serie de efectos a nivel mundial, como la liberación de un 14 % de gases de efecto invernadero como consecuencia de ganadería masiva, la contaminación excesiva por el mal tratamiento de los desperdicios como bolsas, botellas y latas. Estos son algunos de los principales efectos del consumismo desmedido.

A esto, la era moderna le está dando una solución: la Innovación Ambiental. Entendemos la innovación como fuente de generación de valor y ventajas competitivas, además de ser un instrumento eficaz en la lucha contra el deterioro ambiental. Parte de las soluciones que brinda la innovación son la minimización de la afección a la fauna en parques eólicos, el cambio de los patrones de consumo para revertir hábitos inadecuados y poco sostenibles, difusor de salmuera para no dañar los ecosistemas marinos, la creación de planes de tratamiento de plásticos para la reducción de residuos de este tipo, la implementación de plantas de energías renovables entre otras iniciativas. Estos son algunos de los principales proyectos de Innovación Ambiental en todo el mundo.

Por otro lado, en Costa Rica se lidera gran parte de la Innovación Ambiental de las ciudadanías iberoamericanas. "’Es el país líder en políticas públicas contra el cambio climático y protección del medio ambiente’, explica el responsable de Innovación Ciudadana de la Segib, Pablo Pascale” (La Vanguardia, 2019). Esto refleja el gran avance en materia del medio ambiente y la creación de la cultura de respeto ambiental de Costa Rica. Algunos proyectos para la solución del consumismo en el país son la creación de filtros de bajo coste portátil para potabilizar el agua en regiones con falta de acceso, dispositivos electrónicos hechos a partir de plásticos de material orgánico que sustituyan la utilización del plástico sintético, sistemas emisores de luz que usan la energía emitida por las plantas en la fotosíntesis para zonas con sistemas de electricidad deficiente, entre otras.

El consumismo es el eje de muchas de las campañas empresariales hoy en día, sin ello la presión y la degradación sobre los espacios naturales terrestres y oceánicos no serían las mismas: las emisiones no tendrían una magnitud tan dramática, ni las abejas y otros polinizadores estarían en un estado de posible extinción; ni industrias como la textil o la papelera usarían sustancias tóxicas que atacan la salud de las personas y de los ecosistemas. El consumo está al final de una larga cadena de muchos problemas ambientales, de modo que, con pequeños cambios en ciertos hábitos, se puede conseguir un gran impacto.

Hoy día los gobiernos y muchas organizaciones no gubernamentales crean y fomentan políticas de reparabilidad y de gestión de residuos, esto en gran medida con ayuda de la tecnología, ya que con ella se puede optar por generar cambios a grandes rasgos. Sin embargo, hay que saber cómo aplicarla y cómo administrarla, ya que esta es un arma de doble filo, pues la tecnología mal aplicada puede eventualmente contaminar más de lo que puede aportar.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas: