Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Con la expansión de la pandemia provocada por el coronavirus se han prendido las luces de alarma en cuanto al aumento de la violencia doméstica dirigida principalmente contra las mujeres a nivel mundial, según un artículo publicado por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, en Francia, en un plazo de 8 días, desde que se declarara el pasado 17 de marzo un toque de queda, se reportó un aumento del 32% de intervenciones de la policía en casos de violencia doméstica, aunque a su vez se presencia un fenómeno interesante que debería de llamarnos a la reflexión, las llamas de líneas telefónicas de emergencia en este país, como lo son para reportar la violencia generada en el seno del hogar han disminuido significativamente, antes de la implementación de las medidas de confinamiento la central telefónica había recibido más de 400 llamadas por día para denunciar la violencia d género, sin embargo, desde que empezó la cuarentena más estricta las llamadas se han reducido significativamente, desde entonces se han recibido solo 100 llamadas diarias.

A causa de toda esta situación pone a la población femenina en un estado de riesgo.

Al mismo tiempo se debe enfocar en otras problemáticas que esta crisis desencadena en efecto domino, como lo es la violencia doméstica que está viviendo las mujeres y las niñas en silencio ya que en la mayoría de los casos no pueden denunciar, porque están todo el día encerradas en sus hogares con sus opresores.

Hay que mencionar, que todo el orbe ha sido puesto en cuarentena, delimitando la libre circulación de tránsito de las personas, en algunos países solo les permite salir para cubrir las necesidades como ir al supermercado, la farmacia y a trabajar.

Habría que decir también, esta situación ha desencadenado los niveles de estrés en los hogares ya sea principalmente por las preocupaciones económicas a su vez se debe agregar que muchas familias están viviendo en lugares reducidos sin espacios al aire libre como un jardín. Siendo el estrés un factor desencadenante.

A causa de esa situación se podría deducir que una de la principal razón por las cuales las llamadas telefónicas para denunciar han declinado, porque las víctimas están todo el día bajo constante vigilancia.

Se debe aludir que esta situación no solo se da en Francia sino simultáneamente en el resto del mundo.

Francia ya empezó a tomar las medidas, la secretaria de Estado para la Igualdad de Género, Marlène Schiappa, afirma que esta cuarentena: “será un caldo de cultivo para la violencia doméstica”. Más aún, la violencia de género tiende a subir en estas situaciones ya que cuando hay un estado de crisis se desata el pánico. Por ello, ya se empezó a tomar las medidas para así poder seguir utilizando mecanismo novedoso.

Hay que mencionar que en Francia solo está permitido que se salga de las viviendas una vez al día para ir a las farmacias o los supermercados, por lo que se está habilitando en 20 supermercados específicos para que de la denuncia por medio de una palabra clave “Mascara 19”,  esto de inmediato se debe de entender que la persona está siendo víctima de violencia. Por otra parte, el gobierno también estará financiando 20,00 noches de hotel para proteger a la familia que se ven afectadas.

Otro de los países que ha sido más afectado es España, siendo el segundo país con más casos confirmados por este coronavirus, pero también por la cultura machista, debido a estos el consejo de ministros activo un plan de contingencia para mitigar violencia intrafamiliar tomando medida como “en la posibilidad de enviar un mensaje de alerta por mensajería instantánea con geolocalización que recibirán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

También han habilitado hoteles para que las familias puedan tener un espacio libre de agresión en donde no tenga que tener miedo todo el día por ser maltratos.

Si hacemos una comparación con España y Francia se puede destacar que han tenido que ponerse de la mano con la tecnología para facilitar mecanismos novedosos a las víctimas y así poder denunciar la violencia vivida en sus hogares.

Si vemos el caso de Costa Rica, el pais se encuentra muy enfocado en mitigar la propagación del virus que ocasiona la enfermedad COVID-19 pero, surgen otros problemas como la violencia intrafamiliar y siendo este un desencadénate para el aumento de feminicidios. Es necesario recalcar la situación de nuestro país, es de preguntarse ¿Por qué Costa Rica aún no ha implementados otros mecanismos de denuncia?

Según los datos de los feminicidios en el año 2019, compilados por la Fiscalía Adjunta de Género y la Subcomisión Interinstitucional de Prevención del Feminicidio, un total de 14 feminicidios de 50 homicidios donde la víctima fue una mujer.

¿Por qué? Hasta el momento la llamada es el principal mecanismo de denuncia. Esto limita a las víctimas ya que no están asolas y se les dificulta llamar.

Por esta razón los países europeos han puesto en marcha otros sistemas para las denuncias, y nuestro país debería proveer nuevos mecanismos de denuncias virtuales como, por ejemplo, mensajes de texto o palabras claves en supermercados o farmacias.

Las mujeres víctimas de violencia doméstica siempre están en emergencia y ahora con la pandemia sus vidas corren el doble de peligro no solo, el COVID-19 que es invisible sino también por el virus más letal: el “patriarcado”, que ha estado en la sociedad por mucho tiempo.

Mientras tanto, estos datos ponen a todas las mujeres a pensar ¿Qué es más letal el coronavirus o la violencia doméstica? ¿Cuál de las dos me mataría primero?

Siendo el caso que nos quedamos en casa bajo una cuarentena rígida para evitar el contagio y la propagación del virus, sin embargo, estaremos en casa encerradas las 24/7 bajo el mismo techo con un hombre que nos podría matar por su misoginia.