Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Quienes escribimos esto somos investigadores en temáticas de niñez, adolescencia y familia, pero además somos papás que estamos teletrabajando y tratando, al mismo tiempo, de que nuestros hijos puedan hacer telestudio, lo cual es todo un reto. De hecho, este artículo lo redactamos en medio de estos malabares y reúne nuestros aprendizajes y resultados de prueba y error para poder cumplir con nuestras responsabilidades en armonía con un balance de la vida familiar y laboral.

Nos hemos propuesto entonces ofrecer algunas sugerencias basadas en nuestros conocimientos y experiencia sobre cómo manejar el teletrabajo y el telestudio simultáneamente de la forma más eficiente posible, a sabiendas de que no es una situación fácil de manejar y muy conscientes de que, lamentablemente, muchas familias no tienen esta oportunidad de trabajar y estudiar a distancia.

Sugerencias para el manejo del telestudio:

  1. Hacer un plan en conjunto. Debemos sacar tiempo para conversar con nuestra familia y explicarles por qué debemos acostumbrarnos a telestudiar. Debemos hacer un plan para el día y mantenerlo abierto a revisión. Si algo no funcionó hoy, no se enoje con ellos(ellas). Al final del día aproveche para hablar sobre lo que pueden hacer mejor mañana y modifique el plan.
  2. Acondicionar un espacio. Es muy importante tener un lugar apropiado para el estudio. Debe ser un espacio con buena iluminación (ojalá natural) y ventilación. De acuerdo a las posibilidades en nuestras casas, debemos escoger un lugar que les permita trabajar y concentrarse. No necesariamente debe ser una mesa, por ejemplo, hemos visto que nuestros niños preescolares a veces trabajan mejor en el suelo con espacio abierto.
  3. Prepárese para el reacomodo. Las y los estudiantes, especialmente durante la niñez, no suelen estar acostumbrados a la dinámica del trabajo a distancia, por lo que es importante que tanto el centro educativo como las familias sean pacientes, pues la curva de aprendizaje para alcanzar autonomía requerirá de cierta cantidad de tiempo.
  4. Apegarse a un horario establecido previamente con ayuda de ellos(as). Establezcan un horario y cúmplanlo. Es fácil dispersarse en casa, por lo que el orden y la disciplina son necesarios. Claro, sin caer en excesos y manteniéndonos abiertos a revisar y negociar en conjunto con nuestros hijos.
  5. Crear listas de pendientes. Definan las tareas a ser realizadas o avanzadas y construyan una lista de verificación (checklist). Extraviarse en el telestudio puede pasar con cierta facilidad, entonces tener claros los entregables y las instrucciones para hacerlos es un punto básico que se pierde con frecuencia.
  6. Primero lo primero: revisar instrucciones. Niños, niñas y adolescentes suelen apresurarse a resolver las tareas, sin revisar las instrucciones. Una clave importante para hacer trabajo a distancia bien es entender qué nos están pidiendo hacer. Muchas tareas se hacen equivocadamente pese a ser simples por no leerse bien las instrucciones.
  7. Resaltar los logros. La sensación de logro libera, la de incumplimiento oprime. Es importante celebrar e incentivar los logros y corregir los nudos que entraban el avance.
  8. La importancia de los recesos. A veces se requieren respiros y pausas, pero estos no nos deben hacer perder de vista las metas. Entonces, tengan recreos de vez en cuando, pero no abusen de ellos. Es importante también saber desconectarse cuando corresponde, pues sin descanso apropiado para cada quien hasta el mejor trabajador se “funde”.
  9. Fomente la independencia en sus hijos hasta donde sea posible. Pero no deje de apoyarlos, pues es normal que se sientan agobiados por el trabajo solitario o que no entiendan bien lo que hay que hacer.
  10. Es importante asesorarles. Guie a sus hijos mostrándoles ejemplos de lo que deben cumplir, pero sin hacerles la tarea. En momentos en que están frustrados por no entender, un ejemplo de solución que muestre la salida puede ser de gran ayuda, pero esto no debe nunca confundirse con hacerle todo el trabajo al niño, pues esto les impide aprender tanto el contenido, como a saber resolver problemas (que a veces es incluso más importante que el contenido).
  11. De ser necesario, evacúe dudas con la docente. Si después de revisar usted mismo(a) las instrucciones tiene dudas, comuníquese con la persona docente, pero hágalo de forma puntual. Recuerde que cada docente suele tener varios estudiantes y cursos a cargo.
  12. Comunicación con otros estudiantes, familias y docentes. Si no tienen algún espacio ya, se puede proponer que se habiliten espacios electrónicos para comunicarse. Esto puede servir para construir redes de solidaridad, sentido de conexión e identidad en medio del distanciamiento, así como claridad de los deberes y expectativas de desempeño.

Sugerencias para el manejo del teletrabajo:

Además de emplear las sugerencias anteriores para el telestudio que sean aplicables para el teletrabajo, es importante considerar algunas especificidades del teletrabajo.

  1. Tenga claras las fechas de entrega. En el teletrabajo se esperan productos más concretos del trabajador, por lo que las fechas límites y especificaciones técnicas de cada entregable deben mantenerse a la vista. Establezca sus tareas diarias y entregables, y anótelas en orden de prioridad.
  2. Aproveche los espacios libres de interrupciones. En comparación con el trabajo presencial, el teletrabajo ofrece mayor privacidad y tranquilidad para realizar tareas que requieren alta concentración. Sin embargo, estos espacios son difíciles de conseguir ahora en casa junto a otras personas todo el día, lo que complica la realización de las tareas si no se tiene una buena organización, orden y disciplina. Por lo tanto, planee qué tareas requieren la mayor concentración y déjelas para cuando sabe que no será interrumpido por un buen espacio de tiempo.
  3. No abuse de las reuniones virtuales sincrónicas. Aunque son importantes, las reuniones que requieren a varias personas estar conectadas entre sí no deben hacerse a menos de que se deba resolver un asunto que de otra forma no sería posible. Cuando se hagan estas reuniones, se deben mantener lo más breves posibles.
  4. No planee terminar un producto justo en la hora límite de envío. Antes de enviar productos, recuerde que se les debe hacer una revisión final. La buena comunicación escrita es muy importante en el teletrabajo y la buena redacción requiere concentración, por lo que es clave destinarle suficiente tiempo.
  5. Solicite colaboración a colegas con claridad. Cuando deba escribir correos electrónicos o mensajes de texto solicitando algo a los(as) colegas, sea claro en su mensaje y vaya al grano. La mala redacción atenta contra la buena comunicación y con frecuencia un correo poco claro da inicio a una seguidilla de correos que quitan tiempo y frustran a las personas.
  6. Póngase fechas límite incluso cuando el producto o entregable no la tenga. Esto le ayudará a mantener un buen nivel de productividad. Si logra terminarlas antes, aproveche el tiempo extra para sacar pendientes y misceláneos, y así poder tacharlos de la lista de pendientes. Con ello, se asegurará más espacios de tiempo sin interrupciones en su agenda para trabajar en tareas complejas.
  7. Asegúrese tiempo sin pantallas durante el día. Planee momentos en su tiempo libre sin televisor, celular, tabletas, computadoras. Posponga lo más que pueda su primer uso de pantalla en la mañana (que no sea lo primero que ve).
  8. Evitar la procrastinación. Resulta útil descomponer las tareas complejas y prolongadas en secciones de más fácil manejo y que se puedan hacer en un tiempo prudente. Así, no tendrá que disponerse a trabajar en un proyecto complejo y largo, sino en tareas que puede acomodar en su horario. Para algunas tareas especialmente difíciles o para las que no tiene mucha motivación, puede aplicarse pequeños premios a sí mismo conforme avanza. Entonces, si hay algo que disfruta mucho hacer, esto se puede usar como un premio que se auto-concede si se cumple la tarea y que no se disfruta hasta que no se termine o se haya avanzado significativamente. Esto añade una motivación a esas tareas de las que no disfruta mucho y ayudará a eliminar cuellos de botella que le impiden cumplir sus metas.

Se entiende que la aplicabilidad de estas recomendaciones puede variar significativamente de un hogar a otro, pero esperamos que estas ideas sean útiles en este reto que debemos enfrentar, con el objetivo de que a la vez que nos cuidamos y cuidamos a nuestras familias, cumplimos con nuestra labor profesional de la forma más eficiente. En este proceso, es importante conocerse bien a uno mismo, ver con qué recursos se cuenta y tratar de sacar el mejor provecho de las condiciones existentes, aunque estas sean limitadas.

Somos conscientes de que no todas las familias tienen la posibilidad de teletrabajar ni de telestudiar, por lo que creemos que como país debemos reforzar acciones, recursos y apoyos para que las oportunidades laborales y educativas de estas familias no se vean tan negativamente impactadas.