Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

¡Nunca volveremos a ser los mismos! El golpe emocional (sin tomar en cuenta los otros golpes) que esta crisis va a dejar, posiblemente incida en nuestra idiosincrasia y en el ir y venir del día a día.

El saludo de beso que acostumbramos, y sumémosle el abracito, puede ser que desaparezca o genere mucha incomodidad y hasta temor en las personas una vez que volvamos a salir y reunirnos con nuestras amistades. ¿Será que vamos a seguir sintiéndonos cómodos con nuestros abrazos y besos sociales?

¿Cambiará nuestra manera de interactuar socialmente?

Las relaciones de pareja parecen haberse visto muy afectadas por el encerramiento, pues el convivio de las 24 horas ha repercutido muy negativamente con ese acercamiento obligado, de hecho, muchas de esas parejas eran “extraños” en su propia casa y ahora han tenido que intentar tolerarse. Una tolerancia relativa, pues la frase que escucho por todo lado es “lo(a) voy a matar”, “No lo(a) soporto”, “Me estoy volviendo loco(a)”.

Veremos qué pasa con esas parejas cuando todo vuelva a la normalidad, pues se podrían generar reacciones de mucho distanciamiento, vacaciones, o siendo optimista, tal vez algunas lleguen a valorar lo que es la compañía, siempre y cuando sea una compañía de respeto y solidaridad pues la violencia doméstica no ha estado ausente en esta encerrona y las personas que hemos experimentado ese tipo de violencia sabemos que las cicatrices quedan en el alma.

¿Y qué decir del cuido encerrado a los niños? Los padres y madres están desesperados por un descanso, cuando podrían aprovechar para cultivar esos vínculos afectivos de una manera lúdica y sin presiones de tiempo, en muchos hogares esta oportunidad no se está valorando.

Si nos adentramos un poquito en la psicopatología de muchas personas podríamos adivinar las consecuencias de esta crisis en la gente que padece o tiene rasgos de fobia social, inevitablemente esos rasgos se acentuarán y cuando tengan que volver a interactuar la ansiedad provocará mucho sufrimiento en las personas que la padecen.

Pero vayamos más allá, sin ser pesimista, adelantémonos con el sufrimiento de las personas que padecen un TOC (Trastornos Obsesivo Compulsivo) o que coquetean con él.

Inevitablemente estas condiciones psicopatológicas se acentuarán con el lavado de manos, la desinfección personal y del entorno y esto se verá acentuado en la salud mental de muchas personas.

¿Cómo repercutirá el reacomodo laboral para los han tenido que hacer teletrabajo obligatorio? Su reinserción al ambiente laboral podría no ser la mejor, o quizá, muchos estén deseando volver a interactuar con sus compañeros de trabajo, pero anticipándome, el reacomodo podría no fluir.

¿Querrán los niños volver a despegarse de sus padres después de tanto tiempo de estar en casa? ¿Cómo reaccionarán al volver a enfrentar la desvinculación hogareña?

La consulta a nivel de la Caja probablemente suba con diagnósticos de depresión, ansiedad, TOC, crisis situacionales por problemas de pareja, trastornos de adaptación, trastornos de síntomas somáticos (hipocondría), entre otros. Para eso la consulta psiquiátrica debe de estar atenta.

Por todo lo anterior, es que no podemos descuidar nuestra salud mental, no basta con que nos cuidemos mucho a nivel de todos los protocolos de salud física, sino que la paz, el positivismo, el no dar cabida a las noticias falsas ni al alarmismo, el aceptar que no tenemos control sobre la epidemia más que cuidarnos y ayudar a cuidar, la aceptación sana de la dura realidad es lo que puede ayudarnos a no caer en cuadros psicopatológicos como los mencionados anteriormente.

Si no sacamos provecho de una crisis de tal magnitud, es que no sabemos apreciar el valor de lo que la adversidad nos enseña.

Es en las crisis donde nacen la inventiva y las estrategias. Si nunca tuviéramos que enfrentar una crisis, no aprenderíamos a lidiar con los desafíos y sin desafíos la vida se vuelve una rutina exasperante.

Tenemos que aprender que, si no trabajamos duro para salir adelante en todo sentido, estamos cayendo en un conformismo que nos va a hacer involucionar, y no es el momento para correr ese riesgo.