Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Durante los últimos días han trascendido todo tipo de fake news, fake audios y más falsedades donde reaparecen fantasmas ya desgastados con temas que fueron utilizados en campaña recurrentemente con la idea de generar miedo en la sociedad por medio de la mentira.

Hace unos días amanecimos con la noticia de que oficialmente Costa Rica se suma al Pacto Mundial de Migración Segura, Ordenada y Regulada en la Conferencia Intergubernamental, en Marruecos, de la Asamblea General de Naciones Unidas junto a más de 150 naciones con el claro objetivo de mejorar la cooperación sobre la migración internacional en todas sus dimensiones. Es decir, realmente ningún audio, vídeo ni publicación que circula en contra realmente ha dicho la verdad del contenido que el documento del Plan contiene.

No solo Costa Rica ha ratificado una enorme cantidad de instrumentos internacionales en materia de Derechos Humanos sino que en la pasada Administración 2014-2018 el entonces Gobierno atendió la crisis migratoria de origen cubana y extraterritorial mediante la ejecución de un protocolo que incluía todas las dimensiones de la migración. Desde el recibimiento por medio de autoridades de seguridad como atención de salud y albergues temporales por los que pasaron cientos de personas migrantes y refugiados que incluso algunas de ellas venían de la desarticulación de grupos organizados de tráfico y trata de personas. Es decir, como sociedad costarricense tenemos toda la autoridad para respaldar este Pacto por que lo hemos ejecutado y tenemos los instrumentos rigurosos para mejorarlo.

Es importante recordar que la migración es una situación presente en la sociedad global desde el inicio de nuestros tiempos y que no va a parar de suceder, por el contrario, como sociedad deberíamos preparar nuestras ciudades para el recibimiento de migración que recibimos y seguiremos recibiendo. Tenemos la experiencia y las herramientas para liderar una regulación ordenada de la migración que sea ejemplo en el mundo mientras las otras naciones no firmantes de este Pacto opten por opciones violentas y ultrajantes hacia las poblaciones vulneradas por sus regiones de origen.

El mundo nos está hablando, estamos en tiempos complejos y debemos llegar a una decisión como sociedad, pero una decisión donde prime la información veraz y medible hacia un bienestar colectivo y socialmente inclusivo.

No nos dejemos llevar por discursos alarmistas y llenos de objetivos políticos que pretenden generar miedo entre la población. Tenemos una gran tradición a favor de los Derechos Humanos y las opciones pacíficas de resolución de conflictos que hemos decidido continuar.

Para una opinión informada invito a leer los siguientes objetivos (traducidos al español) planteados en el Pacto.