• Delfino.cr
  • Opinión

    octubre 10, 2018

    ¿Por qué las empresas de las zonas francas no participan del esfuerzo nacional?

    Por Romain Fantin
    ¿Por qué las empresas de las zonas francas no participan del esfuerzo nacional?
    !

    Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Delfino.CR es un medio abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

     “Quien lucre debe pagar impuesto de renta, sin importar quién sea” expresaron con toda la razón congresistas del PUSC para pedir que se graven las ganancias de las grandes cooperativas. Quiero “un proyecto que grave a los que más tienen”, expresó Carlos Alvarado. El Gobierno y los diputados clamaron desde el inicio del debate sobre la reforma fiscal que querían hacer una reforma justa. Dejaba pensar que la reforma iba a ser progresiva, es decir que las empresas y los hogares más ricos no solamente iban a pagar un monto superior, sino que iban a pagar una proporción más importante de sus ingresos que el resto de la población.

    En resumen, se apropiaba el mantra del impuesto progresivo que es: “exonerar lo necesario y gravar el superfluo”. Esta posición tenía sentido en un país como Costa Rica, donde más del 20% de la población vive por debajo de la línea de pobreza (¢108.000 por persona en la zona urbana y ¢83.000 en la zona rural), donde los 20% de los hogares más ricos ganan en promedio 18 veces más que los 20% más pobres por persona, y donde la fiscalidad es tan débil que ni siquiera permite reducir esas desigualdades de ingreso.

    En este contexto, ¿cómo explicar que los mismos diputados que piden que quien lucre pague impuesto de renta, sin importar quien sea, defiendan y promuevan el régimen de las zonas francas? Un régimen que sirve precisamente a exonerar del impuesto de renta, y cuya exoneración representa un 0,9% del PIB. Aún más que la reforma del IVA (0,6% del PIB) y sumamente mayor que la exoneración de las grandes cooperativas (menos de 0,1%). En un momento de crisis tan aguda para las financias públicas, si los diputados realmente piensan que quien lucre tiene que pagar sin importar quien sea, ¿cómo explicar que las empresas de las zonas francas no participen, ni un poco, en el esfuerzo nacional?

    El único argumento es que estas empresas crean empleos y riquezas. 6,2 colones por cada colón de exoneración repiten sus defensores. No voy a extenderme sobre las limitaciones metodológicas y teóricas del cálculo, que no dice nada de la eficiencia de las exoneraciones como tal, y mezcla un poco todo para llegar a un numerito bonito. En realidad, esta cifra es un instrumento de propaganda política más que un instrumento de medidas económicas.

    Pero más allá, el argumento se podría resumir a: “estamos haciendo plata, entonces no nos graven”. El problema es que, como lo dijeron sus propios defensores en el debate sobre las grandes cooperativas, es justamente lo contrario: el principio del impuesto es gravar a los que lucren. Sobre todo —en este caso en particular— porque estamos hablando de empresas grandes (más de 200 empleados en promedio solo en la zona) que se instalan en zonas ya desarrolladas. No es lo mismo que en Francia, por ejemplo, donde el régimen de las zonas francas se aplica solamente a las pequeñas empresas que se instalan en las zonas más pobres del país. En Costa Rica, estamos hablando de grandes empresas de alto valor agregado que aprovechan de las infraestructuras del país y sobre todo del buen nivel educativo de una parte de la población. Es decir, lucran gracias a los resultados de la política educativa del país (MEP y universidades públicas). Y está bien, pero, justifica aún menos el hecho de no contribuir al esfuerzo nacional.

    La reforma fiscal y la crisis fiscal van a tener consecuencias duras para una buena parte de la población. El IVA va a costar un 1,9% de sus ingresos a los 10% de los hogares más pobres. La regla fiscal es una bomba de tiempo que impedirá al Gobierno incrementar por costo de la vida los salarios bases cuando la deuda sobrepasará los 60%. Los miles de interinos que permiten a la CCSS y a las universidades públicas funcionar ven su futuro comprometido por los congelamientos de plazas. Mientras tanto, los empresarios de las zonas francas piden y obtienen el “mantenimiento de la seguridad jurídica” (es decir de las exoneraciones). Pero ¿dónde está la seguridad para el resto de la población?

    4 Responses to “¿Por qué las empresas de las zonas francas no participan del esfuerzo nacional?”

    1. Gabriela Mata

      Su comentario es muy acertado, si contemplamos unicamente los factores que usted menciona (grandes empresas con más de 200 empleados que generan muchas ganancias…) el asunto está en analizar porqué esas empresas se mantienen en un país dónde la mano de obra es taaan cara y producir es mucho más costoso que en muchos otros países con similitud de condiciones (el costo de la electricidad, agua, telecomunicaciones…) La seguridad jurídica que ofrece Costa Rica es un punto a favor muy importante y que en conjunto con otros elementos nos permite mantenernos altamente competitivos en términos de atracción de inversión extranjera.
      Es muy importante tener en cuenta que para estas grandes corporaciones cerrar operaciones en un país y moverse a otro son decisiones estratégicas que se toman con relativa facilidad y en mucho basadas en proyecciones de costos. Si Costa Rica cambia su marco regulatorio y paquete de incentivos nada nos garantiza que todas las empresas se van a mantener en el país, por el contrario, tenemos competidores que todos los días nos “ganan” clientes, y olvidemos compararnos con la región Centroaméricana porque ahí NO están los competidores, países como Singapur, India y Malaysia son nuestra competencia, con mano de obra altamente calificada (cada vez mejor), bajos costos de operación y producción, ubicación estratégica para la apertura de nuevos mercados y con mejores o iguales condiciones para las empresas en régimen de Zona Franca.
      Entonces… ¿Qué pasa si se toma la decisión de imponer impuestos a las Zonas Francas variando las proyecciones financieras de estas empresas para los próximos 10 años? ¿Serían los costos insostenibles y eso les obligaría a mover operaciones? ¿Cuáles empresas en el país serían capaces de absorber a todos los empleados que pierdan sus puestos? Recordemos que son empleados que en su mayoría ostentan salarios superiores a c.799,000 que aportan con impuesto de renta sobre sus salarios, tienen mayor poder adquisitivo y mueven la economía de consumo del país.
      No hay que ir muy lejos… INTEL cerró su planta de producción hace muy poco precisamente porque el costo no era justificado, mantuvo en el país departamentos relacionados a Investigación y Desarrollo (alto valor en capital humano) pero ¿porqué los ticos nos creemos taaan especiales y pensamos que las empresas no van a encontrar capital humano de tan alta calidad en otro lugar del mundo? (y probablemente a un costo menor)
      Es importante mencionar que las empresas de Zona Franca no vienen a “aprovecharse” de la infraestructura del país, por el contrario, el país debe mejorar cada vez más su infraestructura para poder atraer más inversión y riqueza al país.
      ¿Porqué no se van las empresas a zonas alejadas dónde hay menos riqueza? muy fácil… NO hay infraestructura. Ya el país ofrece mejores incentivos fiscales para las empresas de Zona Franca que esten fuera de GAMA, pero lastimosamente no ofrece el mismo nivel de educación que en el GAMA (por ejemplo).
      El caso más reciente de la planta de The Coca Cola Company que inició construcción en Liberia es un indicador positivo de que al menos en Guanacaste se están empezando a dar las condiciones para que empresas de ese nivel establezcan operaciones, pero por ejemplo en la zona Sur, digamos Buenos Aires… ¿Dónde viviría un alto gerente, dónde estudiarían sus hijos, qué acceso tendría a servicios de salud, transporte?… Porque no se trata sólo de decir movamos la empresa a “X” región, hay un montón de factores a considerar: logística, disponibilidad de capital humano, bienestar de empleados (altos y bajos mandos), acceso a materias primas, capacidades para exportar…
      Pero bueno, ya me extendí demasiado.
      En conclusión, hay muchas formas en las que las empresas de Zonas Francas ya retribuyen al país y hay muchas otras que se pueden implementar, sin necesidad de que esto implique cambiar el marco jurídico o paquete de incentivos. La economía de Costa Rica es muy frágil y depende en mucho de la IED, motivo por el cuál se debe ser extra cauteloso a la hora de tomar este tipo de desiciones.

    2. Alberto José Elizondo Murillo

      Omite u olvida el articulista que esas empresas se establecieron en CR debido a una oferta de varios factores que la hicieron atractiva (entre ellos la seguridad jurídica y tributaria), que además la exoneración para exportaciones no es perenne, que no tienen ningún arraigo sentimental con CR como para quedarse a pesar de los pesares (hay una lista enorme de otras ciudades que felices las recibirían) y que el efecto en el desempleo en el sector privado que podría generar una medida de este tipo sería devastador para una economía como la nuestra que simplemente no tendría cómo absorber la masa de empleados que hoy labora en esas empresas.

    3. Luis Guillermo Sandoval Paniagua

      Me parece que siendo una persona de números y estadística, el argumento podría tener más sustento. Si los números que anota sobre las zonas francas no le parecen, cuáles otros números son los que tiene de referencia?