Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

En las últimas semanas han salido muchas publicaciones en redes sociales que tienen como objetivo promocionar un lugar que han llamado “Cañón de Mordor”, que en realidad lleva el nombre de Los Quemaderos y se ubica en el distrito de Toro Amarillo del cantón de Sarchí.

Esta área se localiza dentro del Parque Nacional Volcán Poás y es la sección más occidental del cráter principal de este volcán. Dichas publicaciones han señalado lo impresionante que es este lugar como un atractivo turístico alternativo para atraer visitantes, y el objetivo se ha cumplido porque hay muchas personas que han ido en excursiones a visitar este lugar atraídos por el paisaje desolado, la belleza escénica, la nula presencia de vegetación y lo raro que es este lugar.

Sin embargo, aunque se trate de un lugar atractivo para los visitantes no se puede obviar algo muy importante: se localiza cerca del cráter de un volcán activo que puede hacer erupción en cualquier momento. Esto puede ser considerado como otro factor de interés para visitarlo porque no siempre se está cerca de un volcán activo, o al menos verlo desde otra perspectiva que no sea desde los miradores oficiales dentro del Parque Nacional Volcán Poás.

Aunque esta es una actividad peligrosa, para el geoturismo (el cual es una rama del turismo que se enfoca en utilizar el relieve terrestre y conocimientos científicos para que los turistas conozcan y aprendan sobre la dinámica geológica y geomorfológica de un territorio) entre más activo sea un volcán más atractivo será para visitarlo y aprender sobre su dinámica, y este “cañón” cumple con esa característica.

En el geoturismo no solo es importante el conocimiento científico de un lugar sino también los valores culturales que ha heredado por parte de la población que conoce el lugar. La figura del geomorfositio toma en consideración la información científica y cultural de un relieve para que se divulgue todo el conocimiento que hay de este a la sociedad, es decir, busca que las personas visiten un lugar y aprendan información variada de dicho sitio y no se queden solo con un recuerdo de haber estado allí, por lo que el geoturismo tiene como enfoque transversal le educación a través del turismo.

En muchos países se ha promocionado el geoturismo en sitios como volcanes y glaciales como atractivos turísticos donde se han establecido rutas para senderismo, llamadas rutas geoturisticas, en donde se traza una ruta que recorren las personas y a medida que avanzan se topan con puntos de interés (por ejemplo, un paisaje, una formación geomorfológica de interés, un mirador, entre otros) y en cada punto hay rotulación que explica las características naturales del lugar y así el visitante sabrá información como por ejemplo el origen de ese lugar.

Costa Rica se ha caracterizado por vender la imagen de ser un país verde y eso ha captado la atención de muchas personas en el mundo que visitan el país por su exuberante biodiversidad representada en un amplio sistema de áreas protegidas en donde el geopatrimonio se toma en cuenta dentro de este. En otras palabras, la oferta turística de Costa Rica toma el geopatrimonio dentro del patrimonio biológico y lo ofrece como parte de este y no hay como tal una oferta turística que sea sobre el geopatrimonio del país, y Costa Rica tiene una geodiversidad muy amplia para incursionar en el geoturismo.

Ahora bien, considerando que el geoturismo se basa en un turismo para conocer el relieve de un lugar específico y permita que las personas mediante rutas geoturisticas con rotulación adecuada conozcan y aprendan acerca de estos lugares se puede afirmar que Costa Rica puede incursionar en este tipo de turismo, y aunque ha sido de manera irregular Los Quemaderos es un ejemplo de esta actividad.

Dicho lugar se localiza dentro de un área de protección absoluta por lo que la permanencia de personas no es permitida, sumado a que se localiza en un área de afectación directa en caso de una erupción del volcán o la constante emanación de gases de este, los cuales son motivos suficientes para que se considere como un área de riesgo ya que no hay accesos seguros para cubrir un rescate de personas que queden atrapadas en caso de una emergencia en este lugar. Ahora bien, el actual mirador oficial se localiza al borde de esta área restringida y recibe los gases emanados por el volcán y es vulnerable ante una eventual erupción y se tienen medidas preventivas en caso de una emergencia. Entonces, ¿por qué no se hace algo similar en Los Quemaderos?

Una propuesta de una ruta geoturística hacia Los Quemaderos puede ser viable si se hace la demarcación de un sendero seguro dentro de la montaña hasta este sector del cráter del volcán Poás, sumado a una propuesta de desarrollo turístico que favorezca a las comunidades del distrito de Toro Amarillo para que ofrezcan caminatas a este sector. Dicha propuesta debe ir acompañada de las medidas de seguridad adecuadas para los visitantes como por ejemplo el uso de equipo de protección, establecer la cantidad de personas por grupos, tiempos de ingreso, entre otras medidas.

Algunos parques nacionales de Costa Rica están divididos en sectores como el Parque Nacional Volcán Irazú que se divide en sector Cráteres y Prusia y las personas visitan uno u otro sector. Las autoridades del Parque Nacional Volcán Poás podrían establecer un sector llamado Sector Quemaderos para habilitar la ruta geoturística que se propone en este texto y fomentar el desarrollo económico de las comunidades vecinas que utilizarán esta ruta para atraer visitantes de manera oficial.

Al día de hoy las personas visitan Los Quemaderos de manera irregular sin las medidas de seguridad adecuadas, pero si las autoridades como el Instituto Costarricense de Turismo y el SINAC establecen los protocolos de visita y manejo adecuados la ruta geoturística al Cañón de Mordor en el Volcán Poás garantizará seguridad a sus visitantes, favorecerá el desarrollo económico de las comunidades vecinas y promoverá el desarrollo de actividades geoturísticas en el país.

Foto: Facebook @dronextremo