Por Diana Ramírez Fallas - Estudiante de Ingeniería Informática

El profesional utiliza los recursos ingenuamente como un juego de ajedrez donde se hacen movimientos para su beneficio, pero no toma en cuenta que algo más grande lo puede tumbar. En el ámbito profesional se debe mantener un correcto comportamiento, sin embargo, ciertos actos desleales son realizados sin considerar las complicaciones que pueden incidir en la falta de moral y afectar física o mentalmente a sí mismo o alguien de la empresa. Por consiguiente, las acciones que cometan los profesionales pueden conllevar acciones por parte de las empresas. Primordialmente, el profesional debe evitar las prácticas poco ortodoxas, es decir, debe cumplir con las buenas prácticas sin incurrir en ninguna falta que pueda comprometer su integridad profesional. Por otra parte, en caso de incurrir a las malas prácticas, el profesional debe conocer que este tipo de comportamientos no son perdonados por ningún ente del país. Si la empresa se entera del mal actuar del profesional, entonces, es totalmente válido aplicar al empleado la debida sanción, dado que estas prácticas no son nada convenientes para la organización.

En Costa Rica el tema de las sanciones que un profesional informático puede enfrentar no es muy frecuente, sin embargo, las universidades orientan al aprendizaje de los estudiantes mediante el uso de buenas costumbres para que dichos estudiantes logren tener un buen concepto de cuál es la manera adecuada de mantener el comportamiento acorde al ámbito laboral. Las incidencias de casos informáticos no parecen ser noticia, pero la última estadística hasta el año 2018 no han sido muy favorable. Según Medrano (2018) el mayor porcentaje de delitos es el de suplantación de identidad con 957 casos; el segundo delito con mayor número de casos es de estafa informática con 709 casos. Lo anterior denota que estos tipos de delitos son recurrentes, por lo que es de gran importancia que sean tomados en cuenta por los profesionales, ya que conlleva consecuencias a un plano mayor que no solo está ligado a la empresa, sino que tiene una pena criminal por el delito realizado. Al no tomar con seriedad las actuaciones, estas siempre tienen su debida ley y se deben respetar actuando de la mejor manera.

Por otra parte, se sabe que todos los delitos son de acceso público. De acuerdo con la recopilación de Chaves y Corrales (2018), esos casi más de 1000 casos reportados por el OIJ han pasado desapercibidos por la ciudadanía. A pesar de que uno que otro caso ha sido comunicado por los medios de comunicación, aún no poseen la relevancia suficiente. Al parecer este tema no es muy común entre los trabajadores, pero no significa que frecuentemente los profesionales no cometan estas malas prácticas. Finalmente, a pesar de que los delitos no salen a la luz, las estadísticas dicen lo contrario y corroboran que estos hábitos persisten no solo a nivel nacional, sino a nivel mundial a raíz de esta crisis del coronavirus. Esta tendencia se da mediante llamadas para confirmar datos sensibles en formularios web o brindar ayuda en nombre un programa del gobierno, ya que los ciberdelincuentes aprovechan la situación y la manipulan en su beneficio.

Por ende, algunos informáticos al no ser consecuentes, actúan sin ver la gravedad de sus acciones. Por ello, fomentar las buenas prácticas por parte de los profesionales o empleados es vital para poder disminuir esa cantidad de delitos. A pesar de no estar enterados de este tema en los medios de comunicación, es importante conocer las medidas de precaución básicas para no caer en delitos informáticos que nos lleven a sanciones graves solamente por el beneficio propio. Es de vital importancia estar pendiente de estos comportamientos ya que sí son castigados. Además, no solo el empleado se ve afectado, sino que esta afectación puede trascender y ser de mayor gravedad para la empresa.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Chaves, K. y Corrales, O. (2018). Incidencia criminal delitos informáticos. Recuperado de https://adalidmedrano.com/wp-content/uploads/2018/10/859-SOLICITUD-DE-INFORMACION-DELITOS-INFORMATICOS-ID-40288-KARINA.pdf
• Medrano, J. (2018). Estadísticas sobre delitos informáticos en Costa Rica. Recuperado de https://adalidmedrano.com/recursos/estadisticas-sobre-delitos-informaticos/