Por Pablo Abarca Sandí – Estudiante del curso de Estudios Generales

El mundo laboral actual está cargado de demandas y exigencias y, por ende, los integrantes de cualquier empresa sienten la presión de rendir al máximo la mayor cantidad de tiempo posible en todas sus tareas, lo cual provoca altos niveles de estrés. Hay que entender que el estrés es un efecto normal producido por los estímulos del ambiente, pero las competitividades y el exceso de estímulos en el ámbito laboral muchas veces lo hace inmanejable. El hecho de superarse laboralmente puede llegar a ser contraproducente (Directivos, 2019). Tanto las empresas como las personas necesitan informarse sobre cómo poder trabajar los niveles de estrés para llegar a ser productivo y sano integralmente. La principal forma de combatir el estrés es el hecho de planificar.

La planificación es la prevención de muchos males personales y profesionales. Por más simple que parezca, el hecho de tener una agenda digital o física le quitará un peso enorme de sus hombros. En la mente, las tareas o trabajos pendientes son muchas veces enormes, pero puestas en el papel nos damos cuenta de que son completamente realizables. Es importante hacer una ruta estratégica para poder sacar adelante nuestros proyectos; esta tiene que poseer el tiempo estimado que podemos durar realizando esos pasos y es necesario contar con un margen de tiempo porque siempre pueden surgir imprevistos.

La planificación tiene muchos beneficios, pero ver nuestra agenda llena también puede ser mentalmente pesado de asimilar. Por esto tenemos que agregar a nuestra agenda actividades de recreación y de tiempo para los objetivos personales; entre más carga se lleve a nivel laboral, es necesario dedicar más tiempo a la salud del individuo, ya que así es cuando podemos rendir con nuestro 100 %. Una vez tomada la medida de la planificación como un pilar importante para manejar el estrés, podemos desarrollar otros factores que también afectan en la creación de estrés negativo en el ámbito laboral.

Nunca faltar la frase “que estrés hablar con él/ella”. Exponer nuestros puntos de vista de manera empática hace que el desarrollo laboral sea agradable; siempre estar dispuesto al diálogo y la comprensión hace que te respeten por lo que eres y no por tu puesto. El hecho de que las normas y las funciones estén claras, ayuda a que no te preocupés por más de lo que tenés que hacer y te permite enfocarte en tu función y, en dado caso que no se cumpla, se aplican las normas.

Otro aspecto importante es que “el ambiente en nuestro lugar de trabajo debería tener espacios agradables para la recreación y el esparcimiento’’ (Hermosa-Rodríguez, 2019). se recomienda la activación física cada dos horas en labores sedentarias. Estas funciones pueden ser sentadillas, un ligero spinning, un estiramiento básico o ejercicios como los abdominales en plancha. Estos movimientos ayudarán a la liberación de endorfinas y nos harán estar de mejor humor. No se debe olvidar que una persona feliz es el mejor empleado o directivo que se puede tener en una empresa.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Directivos, E. (15 de julio de 2019). Autoridad y depresión, una combinación creciente en entornos VUCA. Directivos, Especial, 38-40.
  • Hermosa-Rodríguez, A. M. (2019). Intervenciones en estrés laboral. Psicología y Salud, 29, 167-176.