Mauricio Acuña G. – Estudiante de la carrera de Estudios Generales

El racismo en el fútbol ha disminuido, pero no ha acabado. Una posible causa de esto es la disonancia cognitiva y la presión de grupo. Algunos ejemplos se dan en 2013 cuando, durante un partido en el Estadio Nacional, el guardameta del club de fútbol Saprissa Víctor Bolívar recibe gran cantidad de insultos racistas. Ese mismo día el volante José Sánchez recibe insultos en el estadio Fello Meza de Cartago por su raza (La Nación, 2013).

En primer lugar, el concepto de raza que se utilizará en este ensayo es el expuesto por Lustig y Koester (2013), quienes la definen como un conjunto de características físicas, como el tono de piel o la forma de los ojos, compartida por un grupo de personas y que se utiliza para segmentarla de otros grupos. El tema racial se ha utilizado para discriminar a las personas con tonos de piel diferentes principalmente, y ha creado una serie de estereotipos acompañados de insultos que van en contra del respeto humano.

Una posible causa a estos insultos es el tema de la doble cara o la disonancia cognitiva, explicada por Aronson como dos ideas que difieren una de la otra (Aronson, 2018), como apoyar a las campañas antirracistas y ser una persona racista en el estadio. Un claro ejemplo se presenta en Italia cuando aficionados y jugadores, que supuestamente apoyan la campaña de FIFA “Say No to Racism”, usan cánticos racistas en contra el futbolista Mario Balotelli —de piel negra— durante el encuentro entre los clubes Brescia y Lazio; específicamente le gritaban “Simio hijo de pu**” (SportYou, 2020). En España esto ocurrió contra el jugador del Athletic Club, Iñaki Williams, quien recibió insultos similares originados específicamente por su color de piel; al principio solo unos aficionados lo recitaban, pero luego influyeron a toda la gradería sur del estadio a hacerlo. (La Vanguardia, 2020).

Estas situaciones sugieren que hay presencia de presión de grupo y disonancia cognitiva en este tipo de cánticos apoyados por un importante sector de la afición y que generan una media baja de insultos racistas en el fútbol, ya sea en países desarrollados o no. En 2019, se presentaron 4 partidos de 75 jugados con penas económicas impuestas por la Federación de Fútbol Española debido a insultos racistas, un 0,05% de tasa de incidencia, tasa que ha ido disminuyendo de un 2% de partidos con insultos racistas en 2010 a un 0,75% en 2019.

En Costa Rica, en la edición 2018-2019, se jugaron 131 partidos y se presentaron 17 partidos con actas arbitrales con insultos racistas, un 13% de tasa de incidencia, mientras que, en la 2019-2020, de 24 partidos solo 2 han tenido insultos, un 7% menos que el año pasado (Repretel, 2018). Se considera que esto es el resultado de las campañas de “Di no al racismo” de la FIFA (Máximo órgano gubernamental de futbol mundial), multas económicas, como los partidos a puerta cerrada de Saprissa por el insulto de su jugador David Ramírez en contra de los aficionados limonenses, y una multa al jugador de 175 mil colones (Vargas, 2013), jugador que supuestamente apoyaba campañas de Unicef para evitar el racismo —otro ejemplo de la disonancia cognitiva—. Otra medida ante estos cánticos es un baneo permanente a los aficionados que promueven este tipo de cánticos del Estadio.

En conclusión, parece que los esfuerzos de las comisiones más importantes de fútbol en España y Costa Rica no han sido suficientes para erradicar la presencia total de insultos racistas en los campos de fútbol. La causa de que aún esté presente es que las personas simulan no ser racistas, pero en el estadio sale su verdadero pensar: apoyan las campañas antirracistas, pero luego gritan insultos raciales. Sin embargo, al menos estas campañas han logrado disminuir la tasa de incidencia del racismo hasta el punto de que cada vez es menos frecuente este tipo de ofensas.

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Aronson, E. (2018). Social Animal. New York: Macmilian Learning.
  • La Nación. (27 de octubre de 2013). Insultos a Víctor Bolívar ya rayan en lo insólito. Recuperado de https://www.nacion.com/puro-deporte/futbol-nacional/insultos-a-victor-bolivar-ya-rayan-en-lo-insolito/LZGNDTMHQ5C6XLTMUPAAITSDMI/story/
  • La Vanguardia. (27 de enero de 2020). El Espanyol identifica a los culpables de los insultos racistas a Williams. Recuperado de https://www.lavanguardia.com/deportes/rcde-espanyol/primer-equipo/20200127/473174731738/espanyol-racismo-inaki-williams-identificados.html
  • Lustig, M. y Koester, J. (2013). Intercultural Competence. New Jersey: Pearson.
  • Repretel. (2018). El racismo avergonzó al fútbol en los últimos 15 días. Recuperado de https://www.repretel.com/deportes/el-racismo-avergonzo-al-futbol-en-los-ultimos-15-dias--147883
  • SportYou. (05 de enero de 2020). Se repiten los cánticos racistas contra Balotelli y se detiene el Brescia - Lazio. Recuperado de https://www.20minutos.es/deportes/noticia/4106279/0/canticos-racistas-contra-balotelli-detiene-brescia-lazio/
  • Vargas, G. (27 de agosto de 2013). Comité Disciplinario suspende por tres fechas al saprissista David Ramírez. Recuperado de https://www.nacion.com/puro-deporte/futbol-nacional/comite-disciplinario-suspende-por-tres-fechas-al-saprissista-david-ramirez/MVFM232AVJHZ7CH3XZHT4IO5SY/story/