Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

La opinión de Albino que achaca los actos xenofóbicos (de sábado) al descontento social supuestamente provocado por la tramitación de la reforma fiscal colma la paciencia de quienes queremos resolver los problemas de Costa Rica de una manera civilizada.

Albino, sus  opiniones reflejan el menosprecio que usted tiene de la inteligencia del pueblo de Costa Rica, cuando le atribuye acciones que avergonzarían a cualquier pueblo civilizado y esto para algunos de nosotros es inaceptable.

Y quiero hacerme la autocrítica pública porque durante muchos años he guardado un silencio cómodo ante sus opiniones, por lo general desacertadas, ante distintas situaciones que ha vivido nuestro país, en el interés de jalar agua a molinos que no siempre muelen maíz limpio.

Como dirigente sindical en dos décadas anteriores, quiero recordarle a usted que en nuestro tiempo el movimiento sindical  estuvo muchos años unido en el Consejo Permanente de Trabajadores y que junto a nosotros el movimiento cooperativo y el movimiento comunal dieron muchas peleas como la defensa de las convenciones colectivas luego de una huelga general unánime de varios días que ganamos como ganamos  todos los puntos de nuestra agenda de lucha sin perder nunca una pelea.

Revisando su historial sindical notamos que usted, con sus acciones y opiniones, ha sido el abanderado de la división sindical y como tal uno de los culpables de que este movimiento  se encuentre en una crisis galopante y en un desprestigio total.

Su organización ANEP es un ejemplo de lo que estamos afirmando. La ANEP ahora, gracias a la conducción suya, antidemocrática, dictatorial y “camotera”, es una sombra de lo que fue.

Le pido en nombre de la salud pública que abandone su actitud de mesías político y respete más al pueblo de Costa Rica. No convoque a  huelgas indefinidas que no han sido preparadas y que no cuentan con el respaldo de otras fuerzas sindicales y que necesariamente conducen a la derrota y aumentan el desprestigio de un movimiento sindical que merece mejor suerte. Estudie mejor la realidad nacional para que con las acciones  de la organización que usted dirige, eduque con el ejemplo a los trabajadores y trabajadoras costarricenses, para que los senderos de la lucha sindical puedan ser recorridos con más facilidad por sus actores.

Para  terminar lo reto en el terreno que usted prefiera, a explicarle a Costa Rica quienes y a qué fuerzas políticas pertenecen los autores intelectuales de los actos bochornosos de los parques de San José y del intento criminal de alterar artificialmente la opinión publica en contra de las fuerzas políticas emergentes que han empezado a sustituir a pesar de todo, a la clase política que desgobernó Costa Rica hasta principios del año 2000. Yo lo acompañaría para confrontarlo de una vez por todas, para desenmascararlo y así evitarle a Costa Rica situaciones enojosas que con nuestro silencio hemos permitido que se den.