abril 13, 2018

Don Otto Guevara: ¿usted qué estaba leyendo?

1.

Otto Guevara nos deja con tremenda duda sobre la mesa

—El martes vimos a Otto Guevara haciendo hasta lo imposible por evitar que la votación de la revocatoria de Celso Gamboa fuera pública. Uno de los momentos más destacados de sus reiteradas intervenciones fue cuando aludió a (citándolo a él) “una resolución del Tribunal Contencioso-Administrativo”.

— El documento en cuestión, asegura Otto, corresponde al juicio que el exmagistrado Óscar González le metió al Estado por “la forma ilegal en que fue destituido”.

— Recordemos que González fue despedido por los diputados de esta misma asamblea en 2014, ocasión en que votaron de forma unánime y de manera nominal y pública (por cierto, ¡esa vez había 51 diputados presentes!…). En aquel entonces el propio Antonio Álvarez Desanti defendió la decisión del voto público amparándose en el mismo voto de la Sala Constitucional del que ya hemos hablado en este reporte antes.

Comercial: Una de dos señores diputados. O se ponen las pilas y reforman el bendito reglamento de una vez por todas o le meten una inconstitucionalidad a los dos artículos de la “polémica” porque no es posible que pretendan someter al pueblo a esta desfasada, anacrónica y agotadora discusión cada vez que se metan en un embrollo político como este.

—Pues bien. Como les comentaba Otto aseguró a sus compañeros tener en su poder una “resolución” del juicio de González. Cito a Guevara:

Vean lo que dice ya en segunda instancia el Tribunal Contencioso-Administrativo, dice así: expresa inobservancia de los artículos 104 y 101 del Reglamento de la Asamblea Legislativa al emitir el voto nominal y no secreto como establece la norma. ¡Esto viene del encabezado de la resolución del Tribunal Contencioso Administrativo!”.

— En el video que adjunto pueden escuchar a Guevara leyendo completo el papelito que asegura es el pronunciamiento del Tribunal Contencioso Administrativo en el caso en cuestión. Si bien la mayoría de los diputados ignoraron a Otto dos de ellos hicieron lo que evidentemente procedía: le pidieron a Guevara el documento.

— ¿De qué resolución estaba hablando? ¿Qué pronunciamiento estaba leyendo Otto? Tanto Marco Vinicio Redondo (PAC) como Edgardo Araya (FA) se quedaron con las ganas de leer el pronunciamiento porque según les dijo Guevara “hice las consultas a la persona que me facilitó esa información y me dice que me iban a conseguir el fallo; sin embargo, hay un problema que tienen y es que el exmagistrado Óscar González se acogió a la protección de datos en el manejo de ese juicio”.

— Naturalmente a Edgardo esa explicación no lo terminó de convencer. Hizo sus averiguaciones. Tomó la palabra y dijo:

Más allá de la discusión de si se vota público privado, eso ya es una situación ya precluida, vamos a votar en público; don Otto, me informan del Contencioso-Administrativo que no hay sentencias de fondo en relación con esto, que lo que hay en el tema del contencioso básicamente es una cautelar que ahora está en el Tribunal de Apelaciones, yo por eso le he pedido la copia para ver de qué estamos hablando. Lo que me informan desde el Contencioso es que no hay sentencia sobre fondo sobre la cuestión de millonarias indemnizaciones y que se rechazó la cautelar de un expediente, que aquí tengo el número pero no lo voy a hacer público. Digo, entonces para que ajustemos la discusión en ese tema de que no hay sentencias ni mucho menos lejos de estar firmes en ese sentido.

— Bombazo y medio. Aunado a eso CR Hoy publicó una nota titulada Demandas de exmagistrado despedido siguen varadas en el Tribunal Contencioso en la cual también se confirma que el proceso todavía está pendiente de resolverse. Entonces, vuelvo y pregunto: ¡¿Qué estaba leyendo Otto Guevara?!

— El hecho probado es uno solo y es que el Tribunal Contencioso Administrativo no ha resuelto nada sobre el caso de Óscar González. El contencioso lleva meses sin tramitar el expediente porque los jueces se inhibieron y no hay integración. Así las cosas no queremos pensar que el diputado estaba intimidando a sus compañeros con una sentencia que no existe así que no tenemos otra opción más que preguntarle a Guevara una vez más: señor diputado, ¿usted qué estaba leyendo?

— Don Otto, en caso de existir un proyecto de sentencia sería muy preocupante que alguien adentro del tribunal le haya pasado a usted ese documento. ¿Es ese el caso? No vamos a especular con la otra opción que sería que usted estaba leyendo un documento falso porque sabemos que usted no se prestaría para semejante treta pero sí nos preocupa —y mucho— que usted todavía no haya aclarado el origen y la naturaleza del documento que con tanto esmero leyó en el Plenario. Mucho agradeceríamos entonces que aclare a la ciudadanía esta inquietante duda cuanto antes…

 

2.

Mario Redondo lucha por dejar sin fondos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos

— Quizá usted es una de esas personas que inocentemente se adelantó a pensar que el debate en torno a la Corte Interamericana de Derechos Humanos había llegado a su fin con las elecciones. Tal vez hasta se aventuró a escribir en el grupo de WhatsApp de la familia algo en la línea de “¡El Pacto de San José quedó más firme que nunca!, ¡seguiremos siendo orgullosamente sede de la Corte!”… Qué va, estimado lector. Eso es como ponerse a celebrar la primera vez que el perro sale a orinar al patio cuando uno sabe que todavía faltan un par de meadas más en la alfombra de la sala.

— A ver, si bien es cierto Costa Rica asistió a las urnas para elegir a su presidente nadie puede negar que el olor a “referendo” estuvo siempre entrelineado en las elecciones. No por nada Fabricio Alvarado, tras alcanzar el primer lugar en la primera ronda, dijo en su discurso de celebración que los costarricenses habían enviado un mensaje muy claro: “¡Nunca más se metan con la familia!”.

— Si esa fue su lectura de la votación del 4 de febrero… ¿cómo deberíamos leer la del 1 de abril? Quizá algo así como “Todos los derechos para todas las personas”. ¿Cierto? Bueno, eso no fue lo que interpretó el diputado de Alianza Demócrata Cristiana Mario Redondo, quien pasó de ser potencial ministro de la Presidencia de Fabricio Alvarado a…. emisario de la —por llamarla de algún modo— “Brigada Costarricense Contra la Ideología de Género”.

— Resulta y sucede que don Mario, a sabiendas de que esta semana se conocería la revocatoria de nombramiento de Celso Gamboa, encontró más oportuno irse a Perú a solicitar el desfinanciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos… Don Mario, ¿Es esta la “ofensiva diplomática” de la que habló en su momento Fabricio Alvarado? ¡Qué vergüenza!

— En tierras peruanas Redondo se encontró con Julio Rosas, impresentable diputado local que lideró a un grupo de legisladores latinoamericanos —en cuenta el nuestro— que unieron fuerzas para pedir el retiro de fondos a la Corte IDH. El propio Rosas subió un video titulado Conferencia de Prensa solicitando retiro de fondos a la Corte IDH en el que se aprecia y escucha (aunque patas arriba) al cartaginés, quien dice:

Hoy hemos venido acá a Perú a levantar la voz para defender el sistema interamericano de Derechos Humanos que consideramos fundamental y clave para el sostenimiento de la democracia y las libertades en el continente y que lamentablemente hoy vemos amenazado por una actuación de la Corte que es excesiva y que se aparta del contenido de la misma Convención Interamericana de derechos Humanos”.

— En esa misma conferencia de prensa Alfonzo Aguilar, asesor del Congreso Hemisférico de Parlamentarios (“que reúne a legisladores de toda la región que están comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos…”), anunció que Mike Lee, senador republicano de Utah, les había enviado un mensaje de apoyo comprometiéndose a dar la lucha en el Congreso para que los Estados Unidos dejen de apoyar económicamente a la Corte

Rosas también compartió en su Facebook el mensaje del senador Lee, quien dijo:

“La OEA frecuentemente es usada para intervenir en los procesos políticos internos de sus estados miembros. La Corte Interamericana de Derechos Humanos está también siendo usada en este esfuerzo por socavar la cultura y los valores de las sociedades de Latinoamérica. Los Estados Unidos no han firmado la Convención Americana y por lo tanto no se han sometido a la autoridad de la Corte Interamericana. Nosotros nunca permitiríamos que una organización extranjera tuviera tanta influencia sobre nuestro sistema político. Sin embargo le damos millones de dólares a la Corte cada año para que los influencie a ustedes… esta es una gran tragedia y por eso mis colegas y yo en el Congreso de los Estados Unidos estamos trabajando fuertemente para que nuestro Gobierno deje de financiar a la Corte. A la vez me siento muy alentado con que los ciudadanos de los países de América Latina estén empezando a dar la batalla en contra de las injerencias de la Corte”.

— La gestión de Redondo y compañía, de tener éxito, pondría gravé riesgo la existencia de la Corte, que más bien acaba de superar una complicadísima crisis financiera que a poco estuvo de comprometer seriamente sus operaciones. Si bien es cierto Estados Unidos no forma parte de la Corte IDH su aporte económico es fundamental para su subsistencia

— ¿Qué tanto? Ya les explico. Durante la crisis (2016) los aportes económicos de distintos países americanos fueron claves para sacar a la Corte de la crisis. ¿Cuánto dieron? Pues los montos varían pero para que se den una idea México $50.000, Perú $55.000, Chile $80.000. El caso de Argentina ($400.000), por ejemplo, fue completamente excepcional. ¿Y cuánto dio ese mismo año EE. UU.? $2.483.100. Hagan la mate de cuál aporte americano es el más importante…

— En fin. Triste legado nos deja don Mario Redondo como legislador. No solo eludió votar la revocatoria del exmagistrado Gamboa con el paseo sino que el objetivo de su último viaje como diputado de la República fue unirse a un grupo de irresponsables que, comandados por un charlatán, pretenden ya no “solo“ sacar a sus países de la Corte, ¡sino acabar con ella por completo!

 

3.

Luz verde para ajustes a las pensiones del Poder Judicial

— La Sala Constitucional, en una reñida votación de 4 contra 3, le dio luz verde al Congreso para continuar tramitando la reforma al sistema de pensiones del Poder Judicial.

— Los ajustes propuestos por los diputados pretenden cerrar el déficit de 5,3 billones que fue detectado por un estudio actuarial de la Universidad de Costa Rica.

— Como bien recordarán, tras el anuncio el año pasado de que la exmagistrada Zarela Villanueva iba a recibir casi 10 millones de colones al mes de pensión la diputada Marcela Guerrero empezó a insistir en la importancia de encaminar cambios al sistema de pensiones del Poder Judicial y bue… aquello eventualmente terminó con una vergonzosa huelga, el Presidente echando bombas en Guanacaste y Celso haciéndose pasar por héroe con la toma de la morgue.

— Volviendo al 2017: Esta resolución llega cinco meses después de que fuera presentada la consulta ante el Tribunal por parte de una decena de diputados que acusó errores de procedimiento en el proyecto. Naturalmente el tiempo que transcurrió es excesivo, especialmente porque el artículo 101 de Ley de la Jurisdicción Constitucional señala que el plazo que tiene la Sala para resolver consultas del Congreso es de un mes.

— ¿Por qué se tardó tanto tiempo? Durante varias semanas los magistrados propietarios presentaron inhibitorias para no conocer del tema, de modo que los suplentes eran los llamados a estudiar el caso, sin embargo, estos también presentaron una solicitud para apartarse de resolver la consulta y al final, los titulares fueron quienes tuvieron que contestar.

— Varias diputadas -entre ellas Marcela Guerrero y Sandra Piszk– habían criticado varias veces a la Corte por el plazo irrazonable que había transcurrido entre la presentación de la consulta y la respuesta, alegando que la reforma era urgente.

— El fallo lo emitieron Fernando Cruz Castro, Luis Fernando Salazar Alvarado, José Paulino Hernández Gutiérrez, Alejandro Delgado Faith, Fernando Castillo Víquez, Paul Rueda Leal y Nancy Hernández López. De ellos los tres primeros salvaron el voto y dijeron que los diputados incurrieron en un error de procedimiento que causaba la nulidad del proyecto, pues la Asamblea no consultó a la Corte el proyecto de ley que finalmente fue aprobado en primer debate y tampoco publicó el texto sustitutivo aprobado por la Comisión Especial en setiembre de 2016.

— El resto de magistrados se inclinó por apoyar la tesis de que los diputados no cometieron errores de procedimiento, de modo que una vez la notificación llegue al Congreso, la reforma podrá ser discutida y votada en segundo debate.

— Entre las medidas que contempla la reforma están subir las cotizaciones de los empleados de un 11% a un 13% del salario, subir la edad de jubilación a 65 años y que el monto de la pensión sea equivalente al 83% del salario promedio de los últimos 240 sueldos y no el 100% de los últimos 24 meses como en la actualidad ocurre.

— La reforma también pone fin a las pensiones de lujo en el Poder Judicial, pues les impone un tope de 4 millones, cuando en la actualidad algunas superan los 9 millones por mes. Esas pensiones -dado que son derechos adquiridos- pagarán una “contribución solidaria” sobre el exceso de los 4 millones, que oscilará entre un 35% y un 55% de ese monto.

— El fallo trajo reacciones diversas en el Congreso: Sandra Piszk lo celebró y Jorge Arguedas (FA) dijo que era una “sacada de clavo” de los magistrados con el resto de trabajadores, a raíz de la huelga de julio del 2017.

4.

Barra de Prensa

¿Alguna vez ha esperado observar una sesión en la que los diputados aprueben proyectos de ley sin mayor discusión? Si es así, el ejemplo perfecto de que ello ocurre (eso sí, cada muerte de obispo) es la sesión de este jueves en el Congreso. ¡Los diputados se mordieron la lengua este jueves y aprobaron 14 proyectos en menos de dos horas de sesión! Luis Madrigal nos cuenta todos los detalles de una jornada realmente inusual en el Barra de Prensa de hoy (exclusivo para suscriptores de Delfino+): 14 proyectos aprobados en un jueves sin sobresaltos en el Congreso.

 

5.

Barbas en remojo

Creo que en otra vida yo habría sido un excelente asesor legislativo. Ayer, mientras repasaba el video que les adjunté de Otto Guevara leyendo la hoja del misterio me llamó la atención un frase que se le salió en medio de tantas otras que utilizó para defender su causa de lograr que la votación sobre el despido de Celso fuera secreta. Dijo Otto: “Otra cosa es que alguien por su propia decisión resuelva revelar la manera como ha expresado su opinión”.

¿Se dan cuenta de la oportunidad dorada que perdieron ahí todos los otros diputados? La INMENSA mayoría de ellos estaba de acuerdo con que la votación fuera pública. Bastaba con que se pusieran de acuerdo para decir que iban a votar de forma pública por decisión personal y listo, los que prefirieran votar en secreto quedaban claramente coloreados como lo votos negativos y a otra cosa mariposa. Ahí les dejo el tip para la próxima vez que alguien quiera hacerse el simpático.

Dicho esto… ya vimos a Celso Gamboa cobrando sus primeras dos víctimas: Marcela Guerrero y Marco Vinicio Redondo, los mismos dos diputados que denunciaron los intentos de Celso de impedir su despido fueron expuestos ayer por Gamboa quien se rajó a decir que “ellos mismos fueron los artífices de que me convirtiera en Magistrado” frase absolutamente FALSA.

A ver, ambos dos votaron por él y ambos dos creyeron en él junto a otros 43 diputados que hoy saben hicieron el papel. Pero los artífices del nombramiento distan de ser estos dos a quienes Celso usó como a tantos otros tontos útiles que encontró en su camino (con el respeto del caso, en cuenta el Presidente de la República).

Celso es un manipulador serial y un mitómano que desde siempre usó su acceso a la información como una herramienta para ascender en su sed de protagonismo y poder. Todavía hay mucha, mucha gente, que sabe mucho, mucho de él e insiste en guardar silencio porque a) le temen b) saben que maneja información muy delicada de ellas y ellos.

Entonces… No me interesa defender a Redondo y a Guerrero —ya dije lo que tenía que decir sobre esto— pero sí quiero subrayar que una cosa es hacer lobby para un nombramiento (como lo hacen toooooodos los candidatos a magistrados) y otra muy distinta para evitar un despido…

Celso pretende equiparar ambas cosas mientras a) se saca el clavo con los diputados y los liquida frente a la opinión pública y b) envía un mensaje directo y claro a su lista de más de 100 contactos de WhatsApp que en este momento suda la gota gorda pensando con qué saldrá en su próxima movida.

Si ustedes creen que Celso en este momento no tiene poder están muy, muy equivocados (aunque sí es cierto que muchos de sus otrora amigos más poderosos le han dado la espalda).

Claramente Costa Rica todavía no termine de entender quién es Celso Gamboa y de qué es capaz. Ni siquiera los que ahora quieren justificar su amistad con él están a salvo.

Con 14 presuntos delitos siendo investigados por la Fiscalía Gamboa sabe que la cosa se puede ir poniendo cada vez más espesa. Si en algún momento llega a sentir que llegó al final del camino —difícil para alguien con su patología—, podría sacar la guitarra y entonces sí, aquello sería un terremoto.

 

5.

Palabras Prestadas

Lo más valioso de un gabinete con igualdad de género no es necesariamente lo simbólico o el ejemplo, sino la calidad del diálogo y la calidad de resultados que genera un equipo más diverso con una perspectiva más amplia.

Justin Trudeau a Carlos Alvarado

Pienso que los tiempos que vivimos son además tiempos que demandan total transparencia con respecto a nuestros actos. Podemos estar de acuerdo o no, podemos coincidir que eso era lo mejor o no y podemos sobre eso tener una buena conversación y hasta un argumento si se quiere, pero, me parece que Costa Rica está en un momento particular de su historia en donde el futuro depende de una total y absoluta transparencia para saber a dónde estamos y a partir de ahí como construimos entre todas y todos. Sí, los otros expresidentes decidieron todos no manifestarse, aunque era muy claro, muy evidente por todas las señales que estaba emitiendo algunos de con quien estaban. Clarísimo (…) Para mí no hay ninguna duda de que los Arias estaban con don Fabricio Alvarado, verdad, Don Rodrigo y Don Oscar estaban con él a 4 manos. Entonces, di ¿por qué no expresarlo? ¿por qué no decirlo? Es evidente, ¿por qué no decirlo?

— José María Figueres en Animal con palabras.

 

6.

Botonetas

— ¿Qué es Paseo Este? Pues evidencia de que A) Es posible innovar desde el gobierno local B) Es posible impulsar colaboraciones entre la sociedad civil y los gobiernos locales C) Es posible consolidar alianzas estratégicas y visionarias entre distintos gobiernos locales D) Es posible soñar con una ciudad libre de acoso E) … En la que peatones y ciclistas tomen un nuevo protagonismo. ¡Apúntense que es este domingo! 

— De Esteban Mora: Fabricio Alvarado y la memecracia. “Memecracia es un término acuñado por la periodista española Delia Rodríguez y hace referencia al momento digital en el que vivimos, donde una idea o historia expresada en un meme puede tener más vigencia y alcance que una noticia en un medio tradicional”.

— Segundo episodio del podcast de Cristian Cambronero (Animal con palabras). Invitado: José María Figueres Olsen. Buenísimo. También salió un nuevo capítulo de Vértigo (Miguel Guillén, Felipe Fischel): Jonathan McDonald. Ajá.

— En nuestra sección de humor: Erick Rodríguez, diputado independiente: “No soy la pieza que puso Juan Diego Castro”.

Una Respuesta a “Don Otto Guevara: ¿usted qué estaba leyendo?”

  1. Jorge Morales García

    El pensar que el asunto de Celso Gambóa no está íntimamente relacionado con el debilitamiento general de la posición del Poder Judicial, en esta oportunidad atacando su régimen de seguridad social es simplemente una ingenuidad, no por casualidad existen protagonistas comunes en ambas situaciones como lo han venido revelando los recientes acontecimientos. Una justicia “favorable a un clima de negocios” transita por un Poder Judicial débil y una judicatura influenciable. Sería importante que periodistas tan críticos como Delfino se percatara de esta lectura entre líneas.