Por  Kristtel Ulloa – Estudiante de Ingeniería en Seguridad Laboral y Ambiental

En el campo de la Salud Ocupacional, es muy común la aplicación de técnicas de evaluación de riesgo. Sin embargo, no solo en dicho ámbito se utilizan evaluaciones de riesgo, ya que en distintas profesiones suelen desarrollarse estas evaluaciones enfocadas a otras materias. Por ejemplo, los ingenieros industriales realizan un análisis de riesgos del proceso productivo para saber cuánto puede ser la pérdida de material, producto u otro. Si bien es cierto son técnicas con distinto nombre, al final obtienen el riesgo y su probabilidad, por lo que su finalidad es identificar y eliminar riesgos y peligros presentes en el entorno de trabajo y de todas las posibles fuentes o situaciones que puedan causar daños, tales como lesiones, daños a la propiedad o daños al medio ambiente, así como la valoración de la urgencia de actuar. Por consiguiente, también estima el riesgo, entendiendo como riesgo la combinación de la frecuencia o probabilidad y de las consecuencias que se pueden derivar de la materialización de un peligro (UIB, 2003)

Las técnicas de evaluación de riesgos son herramientas creadas para asegurar la salud y la seguridad de los trabajadores, las cuales se dividen en dos partes diferenciadas: el análisis de riesgo y la valoración del riesgo. La evaluación de riesgos, basada en la Norma ISO 31000 “Gestión de Riesgo”, es una parte fundamental e integrada al Sistema de Gestión Salud y Seguridad Ocupacional, ya que contribuye a la mejora continua, ayuda a las organizaciones a establecer estrategias para el logro de objetivos mitigando, favorece la toma de decisiones e implementaciones, considera el contexto externo e interno de la organización y, asimismo, considera el comportamiento humano, los factores culturales, entre otros, para dirigir y controlar el riesgo (Alcazar, 2018).

La gestión del riesgo es un conjunto de actividades coordinadas para dirigir y controlar los riesgos de la organización, por lo que las técnicas de evaluación tienen un papel muy importante debido a que generan un procedimiento a seguir logrando el orden y el entendimiento para la valoración de lo existente. Asimismo, suelen requerir un enfoque multidisciplinario debido a la alta gama de causas y consecuencias; entiéndase por evolución, al identificar, analizar y valorar para luego tratar o solucionar. Lo que la norma indica son las buenas prácticas actuales en la selección y utilización de las técnicas de evaluación. (Alcazar, 2018). La ISO 31010 “Técnicas de Evaluación de Riesgos” es una norma de apoyo para la ISO 31000, es una norma genérica y ofrece orientaciones sobre distintas técnicas.

Existen varias normas con técnicas de evaluación del riesgo, sin embargo, no todas complementan de la mejor manera. Las desventajas son que no establecen criterios específicos para determinar cuándo es necesaria una evaluación, cuál es el método correcto o técnica a utilizar según la situación, y debido a los diversos procesos no hay una homologación que facilite conocer cuáles son las mejores técnicas o las que mejor se adapten a la organización.

La ruta de las técnicas de evaluación de riesgos se realiza con el propósito de estimar el riesgo y buscar tratamiento para darle continuidad a la organización, alcanzar el costo óptimo del riesgo, vincular la gestión con el desempeño y proteger al trabajador en todas las áreas de posibles peligros. Es importante que se conozcan los métodos para gestionar y aplicar según la naturaleza de la situación en los centros de trabajo, con la meta final que es la seguridad y mejora en el análisis de los riesgos y su valoración, para emitir criterios confiables que ayuden a la mejora del lugar (Alcazar, 2018).

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Alcazar, I. J. (2018, 13 de junio). ISO 31010 – Sesión 1. Mapfre. https://app.mapfre.com/documentacion/publico/es/catalogo_imagenes/imagen.do?path=1100897&posicion=3&registrardownload=1
• UIB. (2003, enero). Técnicas preventivas. Evaluación de riesgos. https://www.uib.cat/depart/dqu/dquo/dquo2/MasterSL/ASIG/PDF.old/112T%90C~1.PDF