Por Heidelberg Hinrichs Quirós - Estudiante de las Escuela de Estudios Generales

El uso de las redes sociales se ha convertido en los últimos años en parte de nuestra cotidianidad. Hasta parece surrealista, pero desde que un ser humano se levanta para ir al trabajo, toma su teléfono para revisar las notificaciones y ver qué hay de nuevo en las noticias, con la familia y sus pasatiempos e intereses; se puede decir que absolutamente todo lo que podría importar se encuentra al alcance del smartphone, y con la facilidad y versatilidad que brindan las redes sociales, se puede acceder fácilmente a todo tipo de contenidos.

El planeta se puede ver de otra manera gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías; nuestra forma de buscar información y comunicarnos ha cambiado radicalmente. Por medio de un dispositivo ―llámese computadora, tablet, smartphone o smartwatch― tenemos acceso a redes sociales como Instagram, Facebook, Snapchat, Twitter, Pinterest, WhatsApp, YouTube y LinkedIn, y podríamos continuar citando más aplicaciones, pues todos los días nace una con características y herramientas mejoradas para atraer a usuarios de otras redes a la propia.

Las redes sociales están entrelazadas con nuestro diario vivir; nuestros amigos, familia y conocidos tienen en sus perfiles parte de su vida y al usuario le gusta interactuar por medio de un “me gusta”, comentarios, fotos y videos. Sin embargo, nadie conoce el alcance de la información que posteamos en nuestros perfiles y esto podría representar un peligro para nuestra privacidad.
Para los seres humanos, la seguridad está muy clara en ciertos aspectos de la vida; por ejemplo, las puertas y cerrojos en el hogar son para salvaguardar los artículos dentro de este. No obstante, las redes sociales son un tema más delicado y de mucha importancia, el usuario debería tener el cuidado y saber que no solamente sus amigos y familiares tienen acceso a ver la información en su perfil, ya que no es posible saber en realidad quién está detrás de una pantalla y cuáles son sus verdaderas intenciones con respecto a nuestra información.

Al usar redes sociales, es de suma importancia pensar cuáles datos se van a poner en el perfil. Existe un sinnúmero de redes sociales y de la misma manera existen aplicaciones que se crearon para sacar información de estas, desde números de teléfono, nombre, edad, sexo, formación académica, ciudad de nacimiento, ciudad de residencia, idiomas, preferencias, pasatiempos, comida favorita, equipo, religión, creencias y lugar de trabajo son solo algunos de los datos que se pueden obtener para crear un base de datos y venderla a empresas, duplicar una identidad o falsificar el perfil para realizar actividades ilícitas.

Es importante que el usuario conozca su rol como administrador de la información, para que pueda saber qué puede compartir en su perfil; además, la red social debe suministrar la seguridad necesaria para que esta no pueda ser robada o utilizada por terceros. La protección de este tipo de información perteneciente al usuario de una red social es muy valiosa, tanto para empresas que utilizan sus datos para conocer su perfil de consumo y actividad en general, como para personas mal intencionadas que pueden causar daño o perjudicar la vida de esta persona.

El alcance de una red social es muy difícil de predecir; por ejemplo, en cuanto a temas de visibilidad del usuario, si es público o privado, solo para amigos y familiares, si se pueden entrelazar con otra red, no es posible asegurar que todos son fiables, por lo que es complicado. El robo de la información es algo normal en redes sociales, es un tema que se trata diariamente y grandes empresas como Google, Facebook y Cambridge Analytica son solo algunas de las que se han visto relacionadas en la minería de datos, y que además fueron demandados por los usuarios al saber que estos utilizaban su información para crear bases de datos y ser vendidos a terceros.

La seguridad en las redes sociales es un tema muy importante, acerca del cual se debe crear conciencia, y es en el perfil de cada usuario donde inicia el cambio. El contenido que se publica es de mucha importancia e incluso los miembros de una red social no lo saben.
Las redes sociales seguirán acrecentando la cantidad de sus usuarios, y es necesario modificar la forma en la que salvaguardan la información de los cibernautas.

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.