Por Adriana Ramírez Valverde - Estudiante de la carrera de Enseñanza del Inglés

En los últimos años hemos visto como ha crecido aceleradamente el uso de tecnologías para comunicarnos, para trabajar, para estudiar, para emprender, entre otros muchos usos que son de mucho beneficio para las sociedades alrededor del mundo. En comparación con años atrás, cuando la presencialidad era el objetivo de los negocios y las instituciones, ahora debemos buscar cómo desarrollar nuestros comercios, pero no solo en materia de tecnologías, sino también en materia de cómo desarrollarnos nosotros mismos, cómo adquirir más conocimiento aprovechando esas tecnologías para poder aplicarlas a nuestro beneficio como profesionales. No obstante, en muchos países subdesarrollados como el nuestro, aun es necesario hacer un cambio de ideologías, de pasar de lo obsoleto a la modernización para poder abrir mercados competitivos y mejorar significativamente los servicios que brindamos a las personas en todos sus ámbitos como profesionales.

Sabemos, por estudios realizados, que miles y miles de trabajadores podrían perder sus actuales puestos de trabajo para el año 2030 debido a la introducción de nuevas tecnologías. Por esa razón es de carácter urgente mejorar los servicios de formación y capacitación profesional de las personas incluso desde una temprana edad y que esté enfocado al tipo de mercado laboral que se impondrá gracias a esa revolución tecnológica. Si deseamos atender correctamente la creciente demanda laborar es necesaria la inclusión y la mejora en la oferta ofrecida por todos los entes ya sea públicos y privados de cada país.

Las grandes organizaciones, que no han querido quedarse atrás, actualmente han desarrollado e implementado diversas opciones para encarar de manera satisfactoria todos los retos que imponga esta llamada revolución 4.0. Por ejemplo, en el caso de la educación, la experiencia educativa puede girar en torno a diversos ejes, uno de los cuales y el más importante es la accesibilidad a la información por medio de recursos de aprendizaje como las alianzas con plataformas de enseñanza para los profesionales en formación; debido a que estos profesionales deben tener perfiles orientados a las nuevas necesidades que las empresas han tenido por la transformación digital o que desean automatizarse de manera efectiva y esto realmente solo es posible si cada colaborador es formado bajo los conceptos de inteligencia tecnológica, digitalización, etc.

En la actualidad son numerosas las transformaciones que están sufriendo las industrias púbicas y privadas en todos los sectores, y esto supone desafíos en materia de acceso y adaptabilidad. Es responsabilidad absoluta de las mismas industrias, por ejemplo, la de la educación, garantizar la promoción e implementación de nuevos procesos que de alguna manera les obliguen a replantearse nuevas modalidades de trabajo y estrategias operativas innovadoras y que fortalezcan las nuevas tendencias, ya que los nuevos profesionales deben desenvolverse en un ambiente moderno y digitalizado en el que puedan estimular su creatividad y puedan innovar, crear, y poner en práctica todos sus conocimientos adquiridos a través de tecnologías de la información con las que fueron formados (Miller, 2019).

Como conclusión, cada uno de los profesionales en camino de convertirse en los nuevos expertos del mundo digital debe esforzarse cada vez más, debido a que la información está tan a nuestro alcance que podríamos caer en un hábito nocivo de no aprender más allá, de pensar que no hay que dar un paso más mientras que la competencia es cada vez más dura y miles compiten por un mismo objetivo, pues solamente los que realmente estén empapados de todas las nuevas herramientas que nos trae esta revolución serán capaces de sobresalir, de aplicar todos sus conocimientos en virtud de lo que se quiere lograr que, al fin de cuentas, es lo que buscan las compañías, quien les haga crecer, y formar una carrera siempre de la mano con el crecimiento profesional y sin dejar de lado la transformación que viene con el paso del tiempo para así poder desenvolverse en el nuevo mundo laboral de la información, también llamada Revolución 4.0.

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencia:
• Miller, J. (2019). La transformación del trabajo en la cuarta revolución industrial. La República. https://www.larepublica.co/especiales/zonas-francas-marzo-2019/la-transformacion-del-trabajo-en-la-cuarta-revolucion-industrial-2845090