Por Juan Pablo Ramírez Serrano - Estudiante de la carrera de Ing. Industrial

Hace más de 100 años se introdujo al mundo una forma distinta de analizar los procesos que haría función de base para muchas de las técnicas que se desarrollan hoy en la industria. El nombre de la mente detrás de todo esto fue Frederick Taylor, un ingeniero con una fascinación por la productividad, el trabajo duro y la estandarización de las tareas. Él fue el padre de la administración científica o Taylorismo, lo cual dio una alternativa más productiva al método empírico que antes se utilizaba. En este artículo se observará el impacto positivo que ha tenido el Taylorismo en la industria, así como aspectos que no eran óptimos y que se han ido mejorando con el tiempo.

Primeramente, es vital comprender la percepción de Frederick del trabajador. Para él los trabajadores tienen una naturaleza perezosa, debido a esto se deben medir los movimientos y tiempos de los trabajadores para darle uniformidad a los diversos procesos, así como aumentar la producción. Con esta mentalidad se encargó de formar empleados especializados en tareas específicas con características indicadas que podrían mejorar el rendimiento de la producción, introduciendo también los incentivos económicos, lo que implica “entre más produce, más se le paga”. A pesar de que estos suenan como aspectos positivos, realmente no tuvieron un efecto tan positivo en relación con la mentalidad de los trabajadores, ya que provocó que se perdiera la importancia o interés por la salud humana desarrollando así la deshumanización, desgaste laboral excesivo, angustia mental y mentalidad de la supervivencia del más apto, lo cual ayudaba a hacer una atmósfera tediosa y hostil en el ambiente laboral. Problemas como este se siguen dando, pero también se han desarrollado formas alternativas que siguen los mismos principios, pero sin el recargo físico-emocional hacia el trabajador (Calderon, 2017; Organizational communication channel, 2016).

Pero, ¿por qué fue tan útil y fundamental esta aplicación? Primariamente, la aplicación del método científico fue de gran utilidad por como logró aumentar la productividad de las empresas en rangos de 200% a 400%. Más trabajo realizado con una menor cantidad de trabajadores implicaba un menor costo para la compañía, así como un aumento leve en la calidad debido a la consistencia de las tareas. La aplicación del método también tuvo un gran efecto en los costos de producción, como se mencionó anteriormente, lo cual permitió que más personas pudieran costear y adquirir esos recursos. Hubo un aumento salarial y los trabajadores no calificados se movían a trabajos como operadores de maquinaria en donde eran mejor pagados.

La administración científica les ha permitido a las empresas tener una visión distinta de lo que era tener una empresa y cómo hacer que esta pudiese mejorar, ayudó a que se tomaran mejores decisiones, a desarrollar cómo se pueden mejorar las diversas operaciones para que las compañías pudiesen cumplir con metas estratégicas. Otra ventaja que se vio como efecto del Taylorismo fue el establecimiento de requerimientos salariales, seguridad de empleo y provisiones basadas en los trabajos definidos que se habían formado por este método. (Organizational communication channel, 2016; Duggan, 2018)

Las obras de Frederick Taylor han influenciado muchas prácticas y estudios de administración de operaciones hasta el día de hoy. Esto debido a poder reconocer que todos los trabajos eran sistemas que se podían relacionar y debían tener un control para poder mejorar. La eficiencia es un factor que se sigue buscando en los diversos procesos que se pueden desarrollar en las empresas, a pesar de que ahora se está en la época de la automatización, sin los principios de Taylor puede que no se hubiese avanzado tanto en la actualidad a nivel industrial. Más allá de los aportes, la búsqueda insaciable de mejora continua que tenía Taylor es uno de los factores de los que se más se puede aprender y que ha tenido más impacto en las generaciones que vinieron después de él.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Calderon, A. (2017). Parents of the administration: Frederick Taylor [Archivo de video]. https://youtu.be/jZyTtMJR1GA
  • Duggan, T. (2018). What Are the Positive and Negative Effects of the Scientific Management Studies in the Workplace? https://careertrend.com/about-6584607-job-description-lean-manager.html
  • Organizational communication channel. (2016). Frederick Taylor Scientific Management. [Archivo de video]. https://youtu.be/vNfy_AHG-MU