Por Jorge Ernesto Chacón Soto y Alek Castillo Bogantes – Estudiantes del Innovation Club

En 1991 apareció el primero medio seguro para manejar una moneda virtual, pero fue hasta el 2008 que Satoshi Nakamoto publicó un artículo explicando un mecanismo para implementar una moneda digital, el Bitcoin, que estaba basado en una cadena de bloques para poder llevar un control más preciso de las transacciones en la red de punto a punto, es decir, lo que es conocido como Blockchain. En el 2009, se hizo el primer lanzamiento de este sistema, y se hizo registro de los primeros Bitcoins.

Blockchain nace de la idea de no querer hacer movimientos de dinero mediante intermediarios, es decir, cuando pagamos con dinero en efectivo es fácil y seguro manejar el dinero y de inmediato recibir por lo se está pagando; pero si movemos el mismo escenario a un mundo virtual, no hay una manera en la que podamos asegurar que el comprador posee el dinero que dice, no es posible con los sistemas bancarios, debemos confiar en estos intermediarios encargados de regular el flujo de nuestro dinero que no tengamos en efectivo. Blockchain ofrece un sistema donde no es necesario tener intermediarios para realizar transacciones seguras con desconocidos y saber si verdaderamente cuenta con el dinero que dicen, y no es necesario que exista un intermediario, para realizar estas transacciones, en el cual se deba poner total confianza, y a su vez tener una fuerte dependencia con cada regulador.

Si se analiza la arquitectura de Blockchain, está basada en un diseño distribuido, por lo tanto, no posee ninguna dependencia de servidores como tal, sino que se encuentra distribuido a lo largo de la red en millones de nodos, de modo que posee una disponibilidad muy alta de la información, en otras palabras, tiene una baja probabilidad de presentar fallos por disponibilidad de infraestructura. Esta arquitectura se basa en tener disponibilidad de datos al cien por ciento, ya que en cada nodo almacena una copia exacta de la cadena de bloques y con esto se garantiza la información dado que ataques informáticos, como denegación de servicios, para ser exitosos tendrían que dañar absolutamente todos los nodos para que tener una pérdida total de los datos que estén almacenados en Blockchain.

Se puede concluir que Blockchain es uno de los sistemas más seguros para almacenar información que deba ser inmutable, es decir, permanecer intacta siempre, esto hace que Blockchain pueda tener muchos usos más allá de las finanzas virtuales. Como ejemplo, Rijmenam y Ryan (2019) mencionan que las compañías de salud podrían almacenar información de expedientes médicos, ya que esta información no va a cambiar y debe ser preservada. Muchas personas cuestionan la seguridad de la información de Blockchain, dado que digitalmente todo puede ser copiado fácilmente, pero el diseño de este sistema almacena cada mutación como compras, copias e inserciones de información nuevas, por lo que facilita llevar un control bastante efectivo sobre la información almacenada en este sistema. Muchas compañías ven Blockchain como una oportunidad tecnológica de mejora para sus negocios y desean invertir en él, pero aún existe un gran abismo de desinformación sobre esta poderosa tecnología que puede ser un “Game Changer” en las finanzas o en cualquier tipo de transición que se realice mediante intermediarios o reguladores como las conocemos hoy en día en diferentes áreas del mercado.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Rijmenam, M. V. y Ryan, P. (2019). Blockchain: Transforming your business and our world. New York; Abingdon: Routledge.