1.

Vergüenza

— La de ayer fue, definitivamente, una jornada para el olvido. O de pronto, para “el recuerdo”, pues bien haríamos en tenerla presente a la hora de elegir a quienes nos representarán en el Congreso para no cometer los mismos errores cada cuatro años.

— Arranquemos citando de una vez a la expresidenta Laura Chinchilla Miranda, quien ayer escribió: “Hoy se incurrió en un gravísimo error; cuando ya todo venía siguiendo el curso institucional, un grupo de diputados decidió volver a traer de manera imprudente e injustificada, la discusión del matrimonio igualitario al recinto legislativo. Tan sólo eso bastó, para que las urgencias de la pandemia se pospusieran, para que las fracciones se dividieran y para que los insultos y los golpes se impusieran. Se cerró con la peor jornada que se recuerde de la actual Asamblea Legislativa y echando por la borda los merecidos aplausos que diputados y diputadas habían cosechado hasta la fecha”.

— Al punto: no lo pudo resumir mejor. Una y ot...