Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Si se siente afortunado no dude en compartir, si es una persona feliz brinde felicidad a otros, si la vida ha sido generosa con usted sea agradecido y ayude a quienes no han tenido la misma suerte; coopere, sea amable, materialice actos de buena voluntad porque aunque las acciones parezcan pequeñas pueden repercutir infinitamente. 

No lo piense mucho para ser solidario, que las cosas que tiene no le distraigan demasiado, observe alrededor con cuidado y verá que es muy fácil encontrar dónde trascender de forma positiva. Si le sobra no desperdicie, despréndase, reparta equitativamente, no deje que las cosas se acumulen o se pudran, vaya y brinde alegría y verá que las recompensas más profundas no son materiales ni económicas. 

Si puede cambiar la vida de alguien aunque sea un día ya estará construyendo un mundo mejor, no espere a enfrentar en carne propia la enfermedad, el frío o las carencias para empezar a entender lo mucho que necesitan unos de otros. 

Reflexione antes de actuar, intente ponerse en los zapatos de los demás, no se trata de ganar, de ser el más importante o el más fuerte, recuerde que en la prudencia de los actos está la inteligencia. Así que sea comedido con las palabras, prudente con las decisiones, esto puede ser una vía de escape ante las peores desgracias. 

Que la comodidad no le aleje de las realidades humanas, en este planeta donde la mayoría de los habitantes viven apenas con lo mínimo. Aproveche esta inicio de año para transformar la apatía en empatía porque si hay algo que sobra a nuestro alrededor son los espacios para ayudar.

Laicos, católicos, evangélicos, protestantes, hare krishna, ateos, de derecha o de izquierda, extranjeros, libre pensadores, asiáticos o americanos, ancianos, jóvenes y niños, todos estamos a merced de las circunstancias en el mismo Planeta Tierra y cada uno es parte de la misma situación, al igual que en la naturaleza lo que le pasa a uno le pasa a todos. Por eso la soledad, el aislamiento, el abandono, la pobreza, las injusticias, los problemas y las preocupaciones pueden ser corregidos si primero entendemos que nuestro papel más inmediato es procurar un impacto objetivo en el entorno y sobretodo en la realidad de aquellos que nos rodean. Que el amor al prójimo sea un estandarte en este 2020.