• Delfino.cr
  • Opinión

    enero 10, 2018

    Sobre juventudes y participación ciudadana en tiempos de elección

    Por Jonathan Solís Parajeles
    Sobre juventudes y participación ciudadana en tiempos de elección
    !

    Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Delfino.CR es un medio abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

    Resignificar el concepto de participación es un reto que tenemos como sociedad. Durante mucho tiempo en Costa Rica el término ha sido sistemáticamente reducido a ejercer el voto, a decantarse por un “sí” o un “no” en una consulta popular o a conformarse con uno que otro proyecto comunal, casi siempre presentado  como “favor” y  pre-concebido desde círculos partidistas, religiosos o ideológico-fundamentalistas.

    Participar es mucho más que eso, es un ejercicio que comienza por acoger y celebrar las diversidades para trabajar desde las mismas, construir desde los muchos mundos que hacen de la pluralidad una herramienta y no un obstáculo, un aliado y no un enemigo en la búsqueda de la plenitud de todas y todos los seres humanos que respiran nuestro momento histórico y los que vendrán.

    Es fundamental promover experiencias que amplíen el concepto de participación, sobre todo con las juventudes, que lo coloquen como una construcción colectiva y no como una imposición abstracta, como una invitación y no como un deber, como un tema país y no como un ornamento para salir del paso en los planes de gobierno. De esta forma estaremos más cerca de convivir con juventudes más empoderadas sobre sus derechos y con criterios más sólidos para exigir su cumplimiento.

    Es común escuchar que las y los jóvenes de hoy no quieren participar, y esto es una realidad, pero es una realidad en tanto se les demande participar de las formas en que el adultocentrismo entiende y secuestra la participación.

    Descubrir que pueden participar desde sus personalidades, desde sus intereses y motivaciones y desde donde realmente se sientan cómodos (as) e identificados (as) es lo que demandan estas poblaciones mal llamadas “del futuro”, siendo valiosos y valiosas protagonistas del presente.

    En ocasiones, lo anterior se logra de formas tan orgánicas y empáticas que las y los jóvenes, a pesar de que ejercen una participación activa y transformadora, no lo identifican tal cual, como un preconcepto normativo.

    Pocas veces dirán: “Vamos a ejercer nuestro derecho a participar” -como quisiéramos escuchar los adultos-, sino que el mismo se metaboliza en la dinámica de sus grupos de pares, donde ellos y ellas construyen conocimientos, intercambian ideas u opiniones y materializan propuestas concretas que responden a sus necesidades y las de sus comunidades.

    Esta participación que se sacude de estigmas y paradigmas, que se configura en la cotidianidad de las y los chicos y que no exige membrecías étnicas, sexuales, religiosas o partidistas para ejercerse, es lo que necesitamos potenciar, no las promesas huecas, trilladas y apegadas a la tradición demagogo-conservadora que dejan ver de la mayoría de candidatos y candidatas presidenciales, mismas y mismos que han cercenado  administración tras administración las voluntades y talentos de cientos de miles de jóvenes costarricenses que no necesariamente se visten de saco y corbata desde 14 años, pero que poseen habilidades sociales y técnicas que se desea cualquier otro país.

    La receta para que las y los jóvenes participen no existe como tal, mucho menos se encuentra en los sermones (enmascarados como estrategias) sobre leyes y códigos que algunas instituciones -que se dicen “de la juventud”- insisten en pregonar a las y los muchachos como si tratara de una terapia de culpa.

    Las y los jóvenes pueden ser constructores y constructoras de su propia participación y con ella de sociedades más disfrutables para todos y todas, pero para ello, debemos comenzar por reconocerles como ciudadanas y ciudadanos activos, como las y los expertos más legítimos para hacer las lecturas de su cotidianidad y con éstas, de liderar las acciones que necesitan para vivir mejor como colectivo.

    Fotografía: Wikicommons.

    Jonathan Solís Parajeles

    Docente, Universidad de Costa Rica. Coordinador Clubhouse-Casa de la Juventud Mora.

    Temas en este artículo: