Por Mónica Araya Lara – Estudiante del GOES Economía Empresarial

El comercio digital no es algo nuevo, y es un método que antes del 2020 ya varias empresas pequeñas venían implementando. Sin embargo, al llegar la pandemia, esto se intensificó debido a las medidas sanitarias implementadas por el gobierno y muchos negocios se vieron inclinados a utilizar el comercio digital como método de trabajo. Por su parte, los comercios mucho más tradicionales que tal vez no cuentan con la tecnología o acceso a información sobre estas herramientas se han visto bastante rezagados y, por consecuencia, económicamente afectados.

El uso de herramientas digitales para ventas surge poco antes del año 2000 con la aparición de empresas como eBay y Amazon, aunque antes igual se utilizaban catálogos. Posteriormente, empresas como Facebook comienzan a implementar comercio digital, como la sección de Market Place o la posibilidad de crear una empresa desde la red social. El comercio electrónico, traducido del término en inglés e-commerce, puede ser definido como la actividad económica que permite el comercio de productos y servicios a partir de medios digitales, como páginas web, aplicaciones móviles y redes sociales. Por medio de la red virtual los clientes pueden acceder a diversos catálogos de servicios y productos en todo momento y en cualquier lugar (Higuerey, 2019).

Este tipo de comercio trae muchísimas ventajas al negocio que lo comienza a utilizar, y es una gran herramienta para los emprendimientos, pero no es algo a lo que todos tienen acceso. El uso de redes sociales como simples aplicaciones es distinto al uso de estas para las ventas, y muchos de los comercios tradicionales no se logran afianzar con estas prácticas. La población costarricense tiene un acceso bastante ilimitado tanto a aparatos electrónicos como al internet en sí.

En Costa Rica, según la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), el 88% de la población tiene acceso a Internet. En cuanto a suscriptores, 3 543 419 personas tienen una suscripción de Internet móvil y 484 883 tienen una de Internet fijo. En el país hay una gran preponderancia del uso del teléfono celular para ingresar a Internet. Según el último estudio Red 506 del semanario El Financiero, el 94% de las personas que usan Internet acceden mediante el teléfono (Pensis, 2016).Basándose en los números, el costarricense promedio tiene acceso a un smartphone y a internet. Sin embargo, el uso de comercio electrónico sigue siendo una dificultad para los negocios tradicionales, y va mucho más allá de simplemente no saber usar las aplicaciones: los negocios pequeños que cuentan con local tienen protección que no les brinda el comercio digital, empezando porque los métodos de pago pueden ser mas variados y cuentan con más control sobre esto, ya que las ventas electrónicas difícilmente utilizan efectivo o datáfonos.

La gran desventaja del método digital es el producto en sí, el consumidor no puede verlo o probarlo y el vendedor pierde control sobre este en el momento en que se lo da al mensajero. Esta es la gran ventaja de los comercios físicos, los clientes pueden ver el producto desde antes de pagar y el vendedor tiene control sobre este de manera constante, por tanto, hay una garantía de que el producto si se está entregando de la forma correcta y en buenas condiciones. Además, con un local físico donde se tiene contacto directo con el cliente, es más fácil crear y mantener la fidelidad de este, cosa que es bastante difícil de hacer por medio de plataformas digitales.

Está claro que los comercios tradicionales cuentan con más de una razón para querer mantenerse así, pero el gran problema es la afectación que puede generarles esta postura. La mayoría de las cosas hoy en día se manejan digitalmente y, como cualquier proceso evolutivo, eventualmente lo nuevo va a suplantar a lo viejo. Los negocios locales están lejos de desaparecer, pero sí se están bastante rezagadas aquellas pequeñas empresas que del todo no implementan las plataformas digitales, puesto que hay varias PYMES que utilizan ambos métodos y tal vez sería lo ideal. El mundo es de las nuevas generaciones, y estas son las que marcarán la pauta en cómo manejar negocios puesto que son los futuros consumidores, y desde ya están empezando a dar señales de qué es lo que prefieren, y es importante empezar a leerlas y tomarlas en cuenta.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Higuerey, E. (2019). Comercio electrónico: conoce todo sobre este modelo de negocios y cuáles son sus ventajas.https://rockcontent.com/es/blog/comercio-electronico/
• Pensis. (2016). Internet en todo momento y lugar. https://www.tec.ac.cr/pensis/articulos/internet-todo-momento-lugar