Por Nicole Castro – Estudiante del curso de Estudios Generales

“Los CEO son contratados por su capacidad intelectual y su experiencia comercial, y despedidos por su falta de inteligencia emocional” - Daniel Goleman

Actualmente, la inteligencia emocional es una característica que muchos empleadores buscan en las personas que quieren contratar, además de las habilidades o requisitos necesarios para el puesto solicitado. Representa un beneficio para la empresa y para las demás personas que laboran en ese lugar, ya que se dice que este concepto ―más desarrollado en los últimos años― constituye una importante ventaja en la empresa. ¿Querés saber por qué es tan importante y cuáles son esos beneficios? Se debe empezar por aclarar el concepto de este tipo de inteligencia.

La inteligencia emocional se define como la capacidad de reconocer los sentimientos propios y los ajenos. Este concepto fue popularizado por el psicólogo Daniel Goleman en 1995, con su libro Emotional Intelligence. Si bien es cierto que se trae desde que se nace, es posible desarrollarla más a lo largo de la vida. Para tener una buena inteligencia emocional es importante ser observadores (no solo individualmente, sino también para con los demás), saber controlar las diferentes emociones que se tengan y estar abierto a llevar buenas relaciones con las personas, entre otros puntos. En el área personal, trae algunos beneficios como el autoconocimiento, la autorregulación y las relaciones saludables. Además, es importante tenerla si se quiere ser exitoso en lo que se haga, ya que el coeficiente intelectual (nivel de inteligencia) de la persona no define el éxito, contrario a las creencias de muchas personas hace un tiempo atrás. En efecto, este necesita la inteligencia emocional.

En el trabajo, esta capacidad es de suma importancia por los beneficios de las buenas relaciones internas, ya sea con el jefe o entre empleados. La inteligencia emocional ayuda a un mejor desempeño de las labores diarias dentro del espacio de trabajo; y a una toma de decisiones más sabia por parte del líder de la empresa o negocio, o bien de los demás trabajadores. Además, al conocer nuestras emociones, y saber cómo controlar las negativas y potenciar las buenas, se impulsa un mayor rendimiento por parte de la persona, y para que los líderes den el ejemplo al resto del personal y lleguen a notar la importancia que en realidad posee y se motiven aún más. Otro beneficio es que se logra una mayor organización y efectividad en el trabajo. Asimismo, se logra un ambiente de confianza y mayor positivismo entre todos, entre otros. Al conocerse uno mismo, es más fácil entender a los demás y poder así lograr un ambiente más ameno, llevadero y saludable en el lugar de trabajo. Es increíble ver la cantidad de aspectos positivos que la inteligencia emocional trae consigo.

El ser humano muchas veces toma por sentado la relevancia de la inteligencia emocional, tanto individual como en conjunto con las personas que nos rodean, o tal vez ni siquiera conoce este término. Ahora se puede decir con seguridad que es base para la estabilidad, buen desempeño, éxito de cualquier lugar de trabajo y en algunos casos para la salud mental de los algunos empleados. Es bueno e importante analizar qué tan desarrollado está en la vida de uno, para tomar la decisión de mejorarla y empezar a aplicarla, o bien mantenerla.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.