Carolina Lu – Estudiante de la Licenciatura en Mercadeo

Productos como computadoras, teléfonos móviles, cámaras digitales, tabletas y relojes inteligentes se consideran productos tecnológicos. Estos bienes evolucionan con mucha rapidez, en cortos periodos de tiempo, ya que salen diferentes y mejores versiones, lo cual deja obsoletos a los modelos anteriores. A nivel de comunicación, los consumidores están expuestos constantemente a una gran cantidad de información acerca de todos los modelos nuevos que existen de los diferentes productos. Esto da como resultado que las personas se sientan confundidas y abrumadas; al final no saben realmente qué quieren.

Con respecto a estos productos, un aspecto importante es la calidad de cada uno de sus componentes y del bien en sí, ya que, al ser productos que generalmente tienen una vida útil medianamente larga, deben cumplir con estándares altos de calidad durante todo ese período de uso. Por otro lado, estos necesitan de servicios adicionales; a esto se le llama el nivel aumentado de un producto. Deben incluir garantías por la categoría de producto; además, en el punto de venta o en la página web, debe estar presente el contacto de servicio al cliente, y también deben contar con servicio de mantenimiento.

En el tema del precio, si bien es cierto los consumidores se sienten atraídos por precios bajos, con los productos tecnológicos pasa algo diferente: a menudo las personas relacionan precios bajos con baja calidad, por esta razón el precio debe ir de la mano con los costos de producción y también en función de los precios de la competencia. Por otro lado, a la hora de fijar el precio de venta se debe tomar en cuenta la disposición de pago de los consumidores en cada categoría de producto.

En el caso de la distribución, se ha visto que el comercio electrónico ha ganado cada vez más importancia en el mercado. Los consumidores quieren comprar todo en línea por diferentes razones. Sin embargo, debe haber un equilibrio entre las tiendas físicas y las tiendas en línea. Tratándose de productos tecnológicos, es fundamental que se ofrezcan en tiendas físicas, por el simple hecho de que en dichos espacios habrá personal capacitado para despejar dudas en el momento. Además, son establecimientos en los cuales las personas pueden interactuar con los dispositivos y, a la hora de la compra, pueden asegurarse de que el producto no tenga ningún problema, tanto estético como de sistema. Estas tiendas pueden ser de la propia empresa, o minoristas.

Con respecto a la promoción, se ha visto que hay mucha presencia de comunicaciones en las redes sociales por el segmento al cual va dirigido, es decir, jóvenes y adultos sumergidos en la tecnología, consumidores que prueban nuevos productos. La promoción realizada debe ser más para consumidores emocionales, que buscan éxito y cierto status por la compra del producto. Además, los términos que son muy técnicos deben ser comunicados de forma sencilla y entendible, entre esa información es importante resaltar características y atributos distintivos del producto, así como los beneficios. También se debe dar entender al consumidor que el producto es increíble justo para una persona increíble, porque eso es lo que a los consumidores les gusta sentir y saber.

Lo más importante a la hora de mercadear productos tecnológicos es enfocar los esfuerzos en las emociones del consumidor y la calidad de los productos. Al ser productos tan rotativos, es importante que una marca trate de crear un vínculo fuerte con los clientes, posicionando dicha marca en la mente del consumidor y buscando la lealtad de estos.