1.

Upad nos retrata (editorial)

— Es cómodo, fácil y bonito culpar a nuestras autoridades siempre de las desgracias de nuestra institucionalidad. Sin embargo, cuando nuestra impericia es tan pronunciada cabe preguntarnos si no estamos hablando más bien de un problema estructural e idiosincrático, de cuya resposabilidad, como ciudadanía, no podemos escapar.

— Un sólido ejemplo es el “Caso Upad”, que pasó de convertirse en una discusión sobre la importancia de la protección de nuestros datos a una especie de reality show desafortunado sobre las metidas de pata de la Defensoría de los Habitantes.

— No lo decimos nosotros, lo dijo la propia diputada Silvia Hernández Sánchez ayer, quien señaló lo mucho que lamentaba que la comisión investigadora de la UPAD tuviera que centrarse en el trabajo de la Defensoría y no en lo que realmente les interesa abordar: los alcances del famoso decreto y del trabajo de la bendita UPAD.

— Este medio advirtió desde un principio que aquel aluvión mediático de...