El Atlético de Madrid jugará los cuartos de final de la Champions League después de vencer este martes al Manchester United en una noche triunfal en Old Trafford (0-1), marcada por el solitario tanto de Renan Lodi y por las paradas de Jan Oblak, que recuperó su mejor nivel en el momento más importante de la temporada.

El equipo de Diego Pablo Simeone ya está entre los ocho mejores de Europa otra vez. Ha tardado dos años en volver y lo ha hecho a lo grande: ganando en Inglaterra, eliminando a un United al alza con Cristiano Ronaldo 'enchufado' y con un juego solidario, lleno de carácter y con la inconfundible firma del 'Cholo'.

Los 3.000 seguidores colchoneros desplazados al 'Teatro de los Sueños' gozaron una noche para el recuerdo, muy parecida a la de Anfield previa al inicio de la pandemia, y con el poso del sufrimiento innato a cualquier empresa rojiblanca. La de este martes tardará mucho tiempo en olvidarse y devuelve al Atleti al sitio que acostumbra los últimos cursos. Esos tres millares hicieron callar a 70.000 personas.

Y eso que la noche comenzó con cuestas empinadas después de la agresividad local por las bandas. Sancho y Elanga hicieron daño a la poblada defensa colchonera que tuvo que sudar la gota gorda durante varias fases del partido. Cuando fue necesario, pese a la irregularidad de este año, Oblak volvió a ser decisivo con tres paradas fundamentales.

Los de Simeone fueron ganando metros en el campo, también oxígeno con Héctor Herrera, que fue clave en la distribución del juego, y de Koke, que ejerció del mariscal que reclama su brazalete de capitán. Con todos estos ingredientes -y Griezmann corriendo más que nadie- llegó el primer aviso del Atlético en un tanto de Joao Félix anulado por fuera de juego.

Pero siete minutos después, al borde del descanso, apareció el único gol del partido tras una jugada 'made in Joao', capaz de parar el tiempo con un control exquisito pidiendo el auxilio de sus compañeros. Apagó el fuego con un tacón que Griezmann no desaprovechó. El francés sacó un centro que Lodi, libre de marca en el segundo palo, llevó al fondo de las mallas con un cabezazo picado.

El gol despertó al United, que estuvo unos minutos noqueado y pudo haber recibido el segundo. De Paul probó a De Gea con una volea frontal que cabreó en exceso al ex de los madrileños. Pero esa fue la última, cuando restaba más de media hora, el Atlético comenzó a bajar la persiana y dio cancha a su rival. Sancho rozó el larguero con un tiro impresionante desde el costado zurdo y Varane también lo intentó con un testarazo que Cristiano convirtió en chilena.

Pero no hubo forma de encontrar la rendija en la zaga de un Atleti que fue condurando su ventaja con oficio y con la entidad que le ha dado la experiencia del último lustro. No es su mejor temporada, está muy lejos de poder revalidar su título de Liga, pero la 'Champions' se acaba de quedar a cinco partidos para el conjunto otrora del Manzanares.

 

Darwin Núñez castiga al Ajax y da al Benfica el billete a cuartos de la Champions

El Benfica portugués sacó su billete para los cuartos de final de la Liga de Campeones 2021-2022 después de imponerse este martes por 0-1 en el Johan Cruyff de Amsterdam a un Ajax neerlandés, castigado severamente por el único disparo entre los tres palos de las 'Águilas'.

El partido fue un monólogo 'ajacied' que no tuvo el final esperado para los locales, que lo pusieron todo y lo intentaron desde el principio hasta el final. Sin embargo, los visitantes supieron aguantar sus embestidas, a las que les faltó algo más de tino ofensivo, y encontraron un premio tan excesivo como valioso en un cabezazo del uruguayo Darwin Núñez en el tramo final para decantar el pase para el conjunto 'encarnado', diez años después de nuevo en cuartos.

Al Ajax le volvió a penalizar el vértigo en una cita importante en su feudo, donde no gana un partido de eliminatoria de Champions desde 1996, y se quedó sin estar entre los ocho mejores de la competición. Tras el 2-2 de Da Luz, se esperaba un partido con goles en Amsterdam, pero no fue así, en parte por la mala noche de las dos mejores piezas de los de Erik ten Hag. Ni Sebastian Haller, que llevaba 11 goles en la Champions, ni Antony, fueron capaces ni siquiera de poner a prueba a un Vachlodimos que, pese al continuo agobio, tampoco tuvo que realizar intervenciones de mérito.

El encuentro sólo tuvo una dirección desde el pitido inicial. El campeón de la Eredivisie atacó con insistencia y presionó sin descanso para neutralizar a un Benfica que apenas tuvo la pelota y que sólo fue capaz de amenazar a balón parado.

Antony, con un cabezazo que se fue fuera y un disparo que detuvo sin problemas el portero griego, un disparo de Berghuis que se marchó alto y un cabezazo de Timber que tuvo mismo destino fueron las mejores opciones de un conjunto local al que le faltó mejor definición en los metros finales.

Tras el descanso, nada cambió en el choque. Nelson Verissimo retocó su planteamiento en los vestuarios, principalmente lo defensivo porque no adelantó sus líneas, y pasó menos apuros que los había tenido en los primeros 45 minutos, mientras que Vertonghen avisó de que por arriba y a balón parado podrían ser las mejores opciones visitantes.

Sin encontrar al goleador Haller, otro cabezazo de Antony y un disparo de Gravenberch que se topó con un defensa en su camino hacia la portería fueron los argumentos para intentar resquebrajar la férrea defensa de su rival. Cuando el partido entraba en su tramo final, una falta lateral la conectó Darwin Núñez con la cabeza anticipándose a Onana y a su marcador para silenciar el Johan Cruyff. El 0-1 trajo la precipitación en un Ajax, incapaz de tener el temple necesario para encontrar el camino del gol en los 20 minutos de los que dispuso.