1.

Retos pendientes

— Es cierto que la crisis que tenemos encima nos colocará de frente a números inmensamente desafiantes. También es cierto que todavía no tenemos una idea clara de qué tan complejo será superar este trance y de cuáles serán los principales desafíos que tendrá que enfrentar el país en adelante.

— Lo que sí podemos hacer desde ahora es empezar por aceptar aquellos retos pendientes que veníamos arrastrando y que cómodamente, como país, decidíamos “ignorar”, como si se les pudiera esconder, como si del todo no estuvieran ahí.

— En medio de la crisis pareciera absurdo soñar con que la institucionalidad pueda responder de inmediato y trabajar en soluciones, pero lo que sí está claro es que superado este trance será absolutamente inadmisible que Costa Rica continúe pretendiendo que puede ignorar estas problemáticas a las cuales la pandemia les quitó el velo.

— Hablamos por supuesto de la situación de los derechos laborales y humanos (particularmente en la Zona Norte) y del...