Denilson Campos Arroyo y Michael Ruiz Freeman - Estudiantes de diferentes carreras en ULACIT

¿Alguna vez se han preguntado si existe alguna diferencia entre la iluminación natural y la iluminación artificial? La respuesta muy probablemente es “no”. De hecho, yo tampoco lo había notado; sin embargo, hace algunos días me di cuenta de la gran diferencia que existe entre ambas, y por eso lo compartiré en este artículo.

Como su nombre lo indica la iluminación natural viene de la naturaleza, específicamente del sol, esa gran estrella que envía sus destellos y ondas a la Tierra. Por otro lado, la iluminación artificial es la fuente creada por las personas, por ejemplo, las bombillas y los focos. Cada uno de estos tipos de iluminación tiene sus ventajas y desventajas.
Empecemos por la iluminación natural. El primer punto a favor puede ser que es gratis. Una oficina en horas de la mañana y al medio día puede darse el lujo de tener grandes ventanas por donde entre la luz, por lo tanto, se ahorran una gran cantidad de dinero en comprar bombillos y pagan menos por la electricidad. Además, permite a los colaboradores realizar trabajos con una buena iluminación.

Otra ventaja de la iluminación natural es que se trata de una fuente de energía renovable, de modo que no provoca ningún impacto negativo a la naturaleza y, además, se le puede sacar un gran beneficio, como en el caso de la energía solar.

Un punto negativo, sin embargo, es que no es manipulable. Por ejemplo, a partir de cierta hora, no se puede aprovechar y se debe recurrir a la iluminación artificial.
La iluminación artificial, por su parte, tiene la ventaja de ser sumamente eficiente a cualquier hora del día y en cual cualquier lugar. Solo se necesita poner un bombillo para que toda la sala tenga una buena visibilidad para las personas. El punto negativo de la iluminación artificial es su alto costo y el impacto que tiene en el ambiente.
Entonces, si ambos tipos tienen sus partes positivas y negativas, ¿cómo se puede decir cuál es mejor? Este es el momento de explicar porque la iluminación natural es mejor que la iluminación artificial.

La gran diferencia entre ambas es que la iluminación natural brinda muchos beneficios para la salud de las personas y se puede decir que es fundamental para tener un estilo de vida saludable. El primer beneficio de la iluminación natural está relacionado con el estado emocional de las personas, ya que aumenta la producción de la serotonina. Así, las personas suelen asociar los días lluviosos y oscuros con tristeza y poco entusiasmo para realizar sus labores diarias. En cambio, durante un día soleado, las personas aprovechan para salir, jugar, disfrutar, de modo que se eleva su estado de ánimo y se contrarresta el sentimiento de depresión.

La iluminación natural del sol provee vitamina D. Esta vitamina fortalece el sistema inmune y disminuye la probabilidad de sufrir enfermedades como esclerosis, asma y la enfermedad de Crohn. Otro beneficio es que los rayos solares estimulan la circulación sanguínea reduciendo la presión arterial y disminuyendo en gran medida la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Tomando en cuenta todos estos beneficios para la salud de las personas es que se puede decir que la iluminación natural es más importante que la iluminación artificial. Sin embargo, ambas aportan grandes cosas a nuestra sociedad. Cabe destacar que, aunque se recomienda salir al sol un rato todos los días, se debe tener cuidado, ya que la exposición excesiva a los rayos ultravioletas del sol puede provocar cáncer en la piel.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.