Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Hace no mucho tiempo, el mundo de los negocios y la creatividad recorrían caminos distintos, teniendo solo algunos puntos de encuentro en campañas o actividades específicas. Hoy ambos mundos caminan prácticamente de la mano, pues las empresas saben que para destacar en cualquier área es necesaria la creatividad, integrada desde la raíz de su negocio. 

Así, no solo los grandes líderes empresarios deben acercarse a los procesos creativos, sino también los directores creativos deben empaparse del funcionamiento de los negocios y alinear aún más sus procesos a las estructuras productivas. 

Sin duda, la creatividad es el motor que transforma los negocios, es la chispa que nos lleva a diferenciarnos de la competencia, a hacer cosas nuevas que conecten con la audiencia. 

Históricamente, los directores y redactores creativos en la región centroamericana han sido adaptadores de campañas de marcas internacionales y traductores (o ¨tropicalizadores¨ según nuestra jerga profesional), así es que se necesitaba más Ejecutivos de Cuentas que administraran el trabajo, tiempos y la relación con el cliente; gente de medios para colocar el mensaje y, más que nada (escuela más fuerte), diseñadores gráficos y arte finalistas para adaptar las mismas. A su vez, muchas marcas nacionales trabajaban cero creatividad en mensajes, muy repetitivos y más que nada lo creativo se reducía a la imagen en diseño, y alguna innovación en producto y no en el mensaje como su máximo estándar creativo.

Con el tiempo, viendo que afuera las campañas se volvían y llegaban más creativas, así como seguramente las marcas tenían competidores y más que nada el empuje de nosotros los publicitarios por hacer mensajes más efectivos y que rindan mejor los presupuestos, pudimos empezar a pensar y hacer los mensajes nosotros y empezaron a haber más creativos (redactores). Ni hablar con redes sociales que casi siempre se hace contenido localmente donde hoy en día no alcanza con solo tener Community Managers con las marcas, detrás debe estar un Copywriter Digital apoyando con ideas y mejores formas de comunicar (acá no hay quite, si en publicidad se habla en Spanglish, en Digital aún más). 

El acelerado avance tecnológico y la automatización de muchos procesos, lejos de disminuir los puestos de trabajo de creativos, ha generado una mayor necesidad de ellos, pues siempre vamos a necesitar una mente creativa que conecte con la audiencia y logre vender esas ideas y necesidades. 

Pero volvamos con la pregunta principal, ¿qué deben fortalecer estos profesionales para colocarse en el mercado laboral? Animal Ad School y UCreativa nos aliamos recientemente para proponer cuatro áreas clave: Estrategia para Creativos, seguido de Creatividad y Conceptualización, profundizando en Redacción Publicitaria y finalizado con Dirección de Arte.

Esto compone la primera Certificación en Creatividad Publicitaria en el país, y apunta a Creativos actuales, Directores Creativos novatos que quieran dominar este arte, Planner, Community o Contents Managers, Periodistas que hagan contenido y deban promocionar fan pages, Fotógrafos o directores de cine que quieran hacer sus propias ideas conceptuales y contenido y mucho más. 

Hace casi 10 años existe Animal Ad School, brindando cursos de creatividad y de publicidad, por otro lado, está la UCreativa con una visión futurista del área de la comunicación. Lejos de vernos como competencia nos hemos unido para seguir llenando vacíos de formación de los nuevos profesionales, y decidimos por fin darle un corte a la falencia en las agencias con este puesto tan difícil de conseguir cada vez que se necesita: los creativos publicitarios.

Estamos ante una transformación de los puestos de trabajo por la automatización que permite la tecnología, pero la creatividad seguirá siendo ese eslabón que solo los seres humanos pueden aportar, y por eso invertimos para cultivarla y potenciar su protagonismo en la estructura laboral del futuro.