De alguna u otra manera, todas las personas alguna vez aprendemos que siempre existen dos lados de la historia.

En 1769 nació en Francia Napoleón Bonaparte, recordado por algunos como un genio de la estrategia militar, retratado por la historia como un tirano arrasador. Su modelo de Estado se basa en que a su monarquía se le debe plenitud de poder. No en vano, Bonaparte conquistó violentamente casi toda Europa.

En 2017 me fui de eurotrip con mis amigas. Uno de los lugares que menos disfruté es París. El metro es increíblemente hediondo, y la plaga de ratas es 30 veces mayor a la de San José, por el mercado de la Coca.

Sin embargo, mi lugar favorito de la capital del amor es sin duda el Museo de Louvre. Qué espectáculo. En una de sus paredes cuelga una obra sin comparación: La Consagración, del pintor francés Jacques Louis David.

La pintura retrata el momento de la autocoronación de Napoleón e incluye a más de 190 personajes. Naturalmente, Michelle y yo, que teníamos casi cinco hora...