El Informe Estado de la Nación 2020 incluyó un estudio de los patrones de reelección en cargos municipales entre el 2006 y el 2020, encontrando una tendencia a creciente en el número de alcaldías que se reeligen cada ciclo electoral y que alcanzó su valor más alto este año, para un total de 60% de alcaldías reelectas, un aumento significativo ya que en 2016 el porcentaje de reelección en ese puesto fue de un 40%.

En el caso de las regidurías municipales el reeleccionismo ha sido menor, rondando valores del 10%, lo que para el PEN significa que “hay mayor rotación de las élites locales en los concejos municipales que en la alcaldía”. El informe destaca que, en estos puestos, ha habido una variación histórica influenciada por el tipo de sistema político del régimen municipal, pues entre 1953 y 1998, cuando el régimen político era personalista (de 1953 a 1970) existió una tendencia creciente a la reelección, que se revierte al pasar a un modelo parlamentario (de 1970 a 1998) y vuelve a aumentar a partir de las elecciones del 2002.

Por cantones, el informe destaca que, para las elecciones de 2020, poco menos de la mitad (39) no reeligieron a ninguna persona en una regiduría, mientras que en Turrubares y Zarcero se presentó el porcentaje más alto, con un 80% y 60% de reelección de los puestos respectivamente, y en cinco cantones (Poás, Santo Domingo, Carrillo, Hojancha y Osa) la reelección de regidurías fue del 40%.

Brecha de género y alternancia comprometida

Según señala el informe, el aumentó en la reelección de las alcaldías (dominadas por hombres) y regidurías municipales “margina, aún más, a sectores tradicionalmente excluidos, como las mujeres”. En la elección de 2020, la brecha entre la cantidad de alcaldes y alcaldesas se incrementó, visto que en 2016 las mujeres al frente de una Municipalidad eran casi el 15% (12 de 81) y para este año apenas se llegó a poco más de un 10% (9 de 82), por lo que el PEN considera que la reelección “refuerza la desigualdad política entre hombres y mujeres”.

Para el PEN, estos resultados plantean la importancia de que se pongan en discusión algunas de las reglas vigentes del sistema electoral municipal, incluyendo “la norma de la reelección indefinida, la tensión entre esta norma y el instituto de la beligerancia política, y la conveniencia de expandir la paridad de género”.