Por Ariana Salazar Todd – Estudiante de la carrera de Estudios Generales

¿Qué es una persona con inteligencia social? La podemos definir como la habilidad de conectar, interpreterpretar y socializar con las personas. Una persona con inteligencia social puede ser un prospecto para ser un gran líder. Con certeza, conocemos a muchas personas que lideran empresas, en rangos públicos y privados de las cuales en muchas ocasiones deducimos que no poseen una inteligencia social desarrollada, ya que dentro de las virtudes que deben tener se encuentran el valor al trabajo ajeno, el respeto hacia los demás, la consideración, la conciencia social y la habilidad de trato a sus subalternos o iguales (Cooper y Sawaf, 1997).

El valor al trabajo ajeno es sumamente importante, ya que debemos respetar que cada persona tiene sus cualidades específicas y destrezas distintas de los demás. Por ello, es importante, como subalterno, compañero o jefe, poder interpretar adecuadamente dichas destrezas y enfocarlas positivamente para poder sacar de esa persona el mejor resultado a favor de la misma empresa o institución, respetando siempre criterios y conceptos personales de cada uno, sin incurrir nunca en faltas de respeto, sumisiones inadecuadas o imposiciones irracionales. El respeto hacia los demás en ámbitos laborales es una de las bases fundamentales de un buen trabajador porque es bien sabido que un gran porcentaje del material humano no maneja correctamente los límites del respeto y la igualdad humana.

La importancia de seleccionar un buen líder va a estar completamente ligada con su inteligencia social, ya que esta inteligencia implica destrezas tales como la correcta comunicación, interrelación personal y equilibrio social. Cuando las personas poseen un buen equilibrio entre su modulación de voz, sus ideas, objetivos y requerimientos, las personas que le rodean en cualquier orden jerárquico, en la mayoría de las ocasiones, van a responder de una manera positiva. Hay claros ejemplos de personas que no tienen inteligencia social y a la hora de interrelacionarse en nexos laborales pierden completamente la objetividad y con esto el respeto de sus compañeros de trabajo porque nadie merece ser tratado a gritos, con demandas impulsivas e irracionales sobre las labores que se realicen.

Una de las partes más importantes es la motivación enfocada en los demás no solamente en el ámbito laboral, sino que en todo ámbito. Un buen motivador siempre sacará los mejores resultados, aptitudes y destrezas de los demás, por lo cual, ciertamente, un buen motivador, por lo general, tiene la característica de ser un buen líder.
Tomando en cuenta que muchas empresas buscan atributos intelectuales y personales para sus selecciones laborales y habilidades blandas, está claramente identificado que no solamente se requiere una persona que sea muy inteligente, con altas calificaciones laborales e intelectuales, sino que es un requisito indispensable que tenga inteligencia social. Un ejemplo de esto es una persona muy desarrollada en sus habilidades de trabajo, pero no sabe trabajar en grupo, nunca acepta comentarios o que es incapaz de captar lo que diga su jefe de manera positiva.

Actualmente, tenemos mucha información sobre personas que sufren problemas emocionales tales como el estrés, la depresión y síndromes ya reconocidos. Hasta en este tipo de padecimientos hay que tener una inteligencia social desarrollada, porque en otros tiempos todo esto mencionado no era considerado como un padecimiento, sino que era categorizado como un mal trabajador y hasta justificaba un despido.

Socialmente es importante destacar que la inteligencia social siempre puede ser desarrollada para contribuir a una sociedad mejor, con más tolerancia, aceptación, respeto y dignidad humana. Tengamos en cuenta que la inteligencia social siempre va a tener como origen el hogar, por eso no todas las personas tienen las mismas destrezas sociales. El juzgamiento limita la comprensión de nuestros semejantes, por lo cual lo correcto para incentivar una buena conducta social es empezar por el ejemplo propio como meta personal.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Cooper, R.K. y Sawaf, A. (1997). La inteligencia emocional aplicada al liderazgo y a las organizaciones. Recuperado de https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=tstxzwukS6AC&oi=fnd&pg=PA1&dq=inteligencia+emocional+liderazgo&ots=ENzcwBUC6z&sig=erJV7EOMAgSYVLj2aoQhqRnJ_hY#v=onepage&q=inteligencia%20emocional%20liderazgo&f=false