Por Stefanny Carvajal Soto – Estudiante del curso de Estudios Generales

Muchas veces nos surge la duda de cómo propiciar un ambiente inclusivo en las organizaciones, dado que la diversidad laboral es una prioridad que en la mayoría de las grandes empresas aún no se ha podido desarrollar adecuadamente. Faltan buenas oportunidades laborales para las personas con algún tipo de discapacidad, aunque numerosos estudios demuestran que la diversidad favorece áreas como la atracción de talento, la innovación y la orientación al cliente.

Aunque las ventajas son variadas, los problemas con la inclusión de personas diversas surgen en el momento de implementar programas efectivos para promoverla (Peñalba, 2018). Un claro ejemplo de esto se da dentro el ámbito social, cuando las condiciones laborales para las personas con discapacidad son menos accesibles, porque muchas veces se desconoce cómo poder generar un ambiente inclusivo, en el cual ellas se sientan parte de un equipo que las trate como profesionales y como personas. Al ser una prioridad con falta de desarrollo dentro de muchas empresas, este tema es de vital importancia; sin embargo, muchas veces se desconocen los elementos claves que pueden generar una mejora en la inclusión dentro de las compañías. Por otra parte, tengo que destacar que como parte del programa de accesibilidad de la empresa donde laboro estoy al tanto de lo mucho que nos falta por aprender para incorporar a estas personas de la mejor manera en nuestras empresas, aunque sea con pequeñas iniciativas. Además, esta experiencia me ha hecho entender que muchas veces no se toma este problema como algo serio o preocupante, a pesar de que los números hablan por sí solos. Según Durante (2018),
los datos mundiales indican que las tasas de empleo son más bajas para los hombres con discapacidad (53%) y las mujeres con discapacidad (20%) que para los hombres sin discapacidad (65%) y las mujeres sin discapacidad (30%). En los países de la OCDE, la tasa de empleo para las personas con discapacidad (44%) ascendió a poco más de la mitad de la correspondiente a las personas sin discapacidad (75%) (p. 5).

Estas cifras alarmantes nos llaman a tomar cartas en el asunto de manera inmediata, por lo que propongo empezar por implementar estrategias sencillas como hacer accesible cualquier interfaz que la persona necesite para comunicarse en una organización, ya sea una página web, un correo o cualquier programa del Microsoft Office, que son usados en la mayoría de las compañías. También debe dárseles un trato digno y respetuoso como al resto de los empleados; y, finalmente, se deben evitar estereotipos que relacionan el término “persona con discapacidad” a una persona en silla de ruedas, porque la discapacidad tiene múltiples formas; por ejemplo, una persona con discapacidad puede padecer de un problema de visión leve o puede haber perdido completamente su vista.

Durante este proceso es aceptable que surjan cuestionamientos acerca de la implementación de estos programas, debido a que muchas organizaciones no cuentan con los adecuados; sin embargo, esto no debe ser una excusa para no brindar espacios óptimos o aptos para las personas con discapacidad. Además, muchas compañías tienden a pensar que una persona con discapacidad no va a poder desempeñarse de igual manera que los demás y que su rendimiento va a ser menor. Esta idea es completamente errónea, porque mi experiencia personal con mi equipo de trabajo me ha enseñado que las personas con discapacidad se pueden desempeñar de manera ejemplar y excepcional, incluso superior a algunos empleados que no presentan ningún tipo de discapacidad.

A manera de conclusión, considero que implementar soluciones sencillas como desarrollar un aprendizaje más accesible a algunas herramientas básicas ayudaría a facilitar el mejor desempeño e integración de estas personas en nuestras compañías, y por ende reduciría el desempleo en gran escala, ya que estarían mejor capacitados para llevar a cabo muchas tareas. Buscar una mayor accesibilidad es una manera factible y eficaz de hacer un gran aporte en un corto tiempo con gastos poco significativos. La educación será fundamental para el éxito de estas estrategias, porque creará un ambiente de respeto y solidaridad para las personas con algún tipo de discapacidad. A pesar de que existen muchas otras maneras de reducir estos porcentajes de desempleo, considero que estas alternativas son una buena iniciativa, para empezar a hacer los cambios y volvernos más inclusivos.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Durante, F. (2017). Organizacion Mundial de la Salud. https://www.who.int/features/factfiles/disability/es/
  • Peñalba, A. (2018). Humuork. https://www.homuork.com/es/15-ideas-para-promover-la-diversidad-laboral-en-tu-organizacion_223_102.html