Por César Arturo Hernández Carrizo – Estudiante de la carrera de Contaduría

El propósito fundamental de este artículo consiste en abordar el conocimiento y valoración de la cadena de valor en la vida cotidiana y, al mismo tiempo, en el ámbito laboral. En este se exponen los beneficios que tiene la cadena de valor al abordar este tema como una necesidad de información para cada persona.

La cadena de valor es una herramienta estratégica usada para analizar las actividades de una empresa y así poder identificar sus fuentes de ventaja competitiva, y darle más factibilidad en el mercado.  La cadena de valor se origina a través del concepto de que una empresa debe crear valor en los productos y servicios que ofrece a sus clientes.

Imágen de mi propia autoría: César Hernández

 

Se conoce como cadena de valor a un concepto teórico que describe el modo en que se desarrollan las acciones y actividades de una empresa. Es posible hallar en la teoría diferentes eslabones que intervienen en un proceso económico: se inicia con la materia prima y llega hasta la distribución del producto terminado. En cada eslabón, se añade valor que, en términos competitivos, está entendido como la cantidad que los consumidores están dispuestos a abonar por un determinado producto o servicio. (Peiró, 2017).

El análisis de la cadena de valor permite optimizar el proceso productivo, ya que puede apreciarse, al detalle y en cada paso, el funcionamiento de la compañía. La reducción de costos y la búsqueda de eficiencia en el aprovechamiento de los recursos suelen ser los principales objetivos del empresario a la hora de revisar la cadena de valor. De esta manera, toda firma consigue ampliar su margen.

Viéndolo desde otra perspectiva, el estudio de la cadena de valor posibilita lograr una ventaja estratégica, ya que existe la posibilidad de generar una propuesta de valor que resulte única y eficiente en el mercado. En este sentido, es importante mencionar que en la economía y también en la configuración de la citada cadena de valor adquiere un papel relevante y de gran paso el panorama competitivo que también es fundamental en dicha ventaja.

En concreto, se establece un total de cuatro aspectos de dicho panorama que influyen de manera contundente en la cadena que nos ocupa. Así, en primer lugar, está el grado de integración, un término con el que se define a todas aquellas actividades que se realizan en la propia casa o empresa y no en otras compañías independientes. En segundo lugar, nos encontramos el panorama industrial que es el conjunto de sectores industriales que están relacionados entre sí y que son en los que compite nuestra empresa, gracias a una estrategia perfectamente delimitada y coordinada. El tercer elemento es el panorama de segmento; más exactamente, con él se hace referencia a las variaciones que pueden afectar tanto al producto en concreto como a los compradores de este. Por su parte, el cuarto elemento es el panorama geográfico: como su propio nombre menciona, bajo dicha denominación se engloban los países o las regiones donde compite la empresa, lo cual se basa en una estrategia perfectamente coordinada. (Pérez y Merino, 2012).

La cadena de valor es una herramienta gerencial que tiene la utilidad de identificar fuentes de ventaja competitiva para realizar uno o varios proyectos factibles. El propósito de analizar la cadena de valor es identificar aquellas actividades de la empresa que pudieran aportarle una ventaja competitiva y potencial.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas