Edgardo Hidalgo Chacón – Estudiante de la carrera de Psicología

¿Hasta qué punto la psicoterapia es el camino hacia un bienestar psicológico? En la actualidad, existen diversos trastornos mentales y conductas disfuncionales que han estado causando problemas cognitivos, sociales y conductuales, situación que es alarmante. En adición, hay una gran variedad de trastornos mentales, actualmente tipificados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Asociación Americana de Psiquiatría, 2013). A su vez, es crucial destacar que los trastornos son “síndromes caracterizados por una alteración clínicamente significativa del estado cognitivo, la regulación emocional o el comportamiento del individuo, que reflejan una disfunción de los procesos psicológicos, biológicos o del desarrollo subyacentes en su función mental” (Bellavista y Mora, 2019, p. 2). Es preponderante señalar que tomar la decisión de asistir a psicoterapia desde la niñez contribuye a reducir el aumento de trastornos mentales que pueden obstaculizar el desarrollo humano.

Un hecho relevante es el indicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2017), la cual reconoce que la prevalencia de los trastornos mentales continúa aumentando y, por ende, causando efectos considerables en la salud de las personas, al igual que desventajas socioeconómicas. Es relevante acotar que, en el mismo estudio, se indicó que en la actualidad se disponen de tratamientos eficaces contra los trastornos mentales, y herramientas que apoyan a los pacientes. Sin embargo, debido al incremento de los índices de trastornos, el sector público está incapacitado para atender eficazmente a todas las personas que sufren de algún trastorno mental, lo cual obliga a que tengan que ser atendidos en el sector privado. Es menester expresar que, tanto la familia como el entorno sociocultural donde las personas se desarrollen durante sus primeros años de vida son fundamentales, dado que en estas etapas del desarrollo es donde, según la Organización Mundial de la Salud (2017), empiezan a desarrollarse los trastornos mentales.

A pesar de lo expuesto, Bellavista y Mora (2019) analizan que existe una limitada evaluación sobre la salud mental global, lo que se considera como un retroceso para poder diagnosticar e intervenir con terapia. Esto corresponde a una barrera que tiene su naturaleza a nivel social, debido a los estereotipos y prejuicios, pues as personas consideran que visitar al psicólogo es para personas con problemas mentales graves; sin embargo, no toman en consideración que la intervención temprana reduciría trastornos más desarrollados. Simultáneamente, con base en Irarrázaval, Prieto y Armijo (2016), las enfermedades mentales son comunes, crónicas y discapacitantes. Una revisión metaanalítica de 174 encuestas sobre salud mental 63 países diferentes mostró que aproximadamente 1 de cada 5 personas (17,6%) poseen una enfermedad mental, certificada mediante un diagnóstico psicológico.

De igual importancia, la inversión en salud mental no solo posee relevancia en el plano de bienestar psicológico, sino en la vertiente de justicia distributiva y equidad. Es tiempo que el Ministerio de Educación Pública costarricense se preocupe por la salud mental, e inicie esfuerzos en la contratación de psicólogos en las instituciones para así controlar e intervenir en la reducción o atención de trastornos mentales. De esta manera, se reafirma que asistir a psicoterapia desde las primeras etapas del desarrollo humano contribuye a reducir la propagación de trastornos mentales, los cuales colocan a la persona en estado de vulnerabilidad e indefensión. ¡Normalicemos que ir al psicólogo es bienestar psicológico!

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

 

Referencias bibliográficas:
  • Asociación Americana de Psiquiatría. (2013). Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-V. Estados Unidos: American Psychiatric Publishing.
  • Bellavista, C. y Mora, M. (2019). Prevención y tratamiento de los trastornos mentales a través del teatro: una revisión. Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes, 3(1) 1-12. Recuperado de http://bit.ly/2T7jEvD
  • Irarrázaval, M., Prieto, F. y Armijo, J. (2016). Prevención e intervenciones tempranas en salud mental: una perspectiva internacional. Revista Acta Bioethica, 22(1) 37-50. Recuperado de http://bit.ly/2HL6b7w
  • Organización Mundial de la Salud. (2017). Trastornos mentales. Suiza: ONU.