Jessica Priscilla Monge Astúa – Estudiante de la Licenciatura en Odontología

Hay un dicho muy conocido que dice “por la boca muere el pez”. Aunque es un simple refrán, tiene mucha razón, pues, como la mayoría de estudiantes y profesionales odontólogos sabemos, la boca es conocida por ser el primer acceso que tienen los gérmenes al organismo. Por esta razón, el tener buenos hábitos de higiene oral puede evitar que se generen enfermedades no solo a nivel bucal, sino también en el resto del cuerpo.

La salud bucodental se debe estimular para que una persona pueda tener no solo una buena salud, sino también una buena calidad de vida. El doctor William Lao define salud oral como “la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedad de las encías, caries, pérdida de dientes y otras enfermedades que limitan a la persona la capacidad de morder” (Lao, 2017).

Muchas personas piensan que el tener una buena salud dental es algo secundario, pero este pensamiento es sumamente erróneo, pues no estar sanos a nivel bucal genera grandes enfermedades a nivel sistémico. A nivel mundial, los porcentajes de enfermedades bucodentales son altos, estos representan entre un 5% y un 10% de los costos de la salud pública; esto se debe a que el 90% de la población tiene al menos un padecimiento. Estos datos son de gran peligro, pues demuestran que tan solo el 10% a nivel mundial se encuentra 100% sano (Cascante, 2015).

Pero muchos pueden pensar, ¿qué tiene que ver si me lavo los dientes, con padecer una enfermedad sistémica? Según el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España (s.f.), la enfermedad periodontal (enfermedad de las encías que genera dolor y sangrado debido a la alta cantidad de placa bacteriana) no solo puede llegar a provocar una pérdida de piezas dentales, sino que puede generar un alto riesgo de producir enfermedades cardiovasculares o incluso diabetes.

Sumado a esto, la enfermedad principal es la caries dental. Esta patología es una infección que prevalece con mayor frecuencia en una población y, además, es difícil de eliminar. Este padecimiento, además de producir daños irreparables, dolor e incomodidad, también manifiesta alteraciones en el bienestar que causa trastornos de sueño y complicaciones infecciosas (Rodríguez Álvarez y Berbesí Fernández, 2018).

Este tema en Costa Rica es de gran importancia, pues nuestro país requiere, de manera urgente y necesaria, de una política nacional de salud bucodental que se tome de manera seria y que se aplique al 100 % sobre todo el territorio nacional. Esto debido al deterioro que se ha venido denunciando tanto por parte del Ministerio de Salud como de la Caja Costarricense del Seguro social, que hacen un mayor enfoque a la pérdida de piezas dentales, sangrado y movilidad dental, los cuales son problemas que se han originado debido a la inexistencia de buenos hábitos de higiene oral que no se da en los hogares (Murillo Bolaños, 2019).

Dicho esto, la población necesita saber cómo tener buenos hábitos de higiene bucodental. Para lograrlo se deben tomar en cuenta factores como el correcto uso de hilo dental, enjuagues bucales, dentífricos o pastas dentales y, lo más importante, una buena técnica de cepillado (Contreras Rengifo, 2016).

En cuanto a lo abordado anteriormente se puede decir que la salud bucodental es un gran reto para la población costarricense. Por tanto, es preciso que sea visto como una responsabilidad de la misma población, debe haber conciencia de que las enfermedades a nivel bucal son importantes y que se deben evitar para prevenir problemas sistémicos que afecten la calidad de vida. Por eso se tiene que recordar que dientes sanos es igual a vida sana.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Cascante, S. (20 de marzo de 2015). Salud dental es un reto para los costarricenses. La Prensa Libre CR. Recuperado de http://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/17431-salud-dental-es-un-reto-para-los-costarricenses
  • Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España (s.f. ). La salud oral y la salud general están relacionadas. Recuperado de https://www.consejodentistas.es/comunicacion/actualidad-consejo/notas-de-prensa-consejo/item/402-la-salud-oral-y-la-salud-general-estan-relacionadas.html
  • Contreras Rengifo, A. (2016). La promoción de la salud general y la salud oral: una estrategia conjunta. Revista Clínica de Periodoncia, Implantología y Rehabilitación Oral, 9(2), 193–202. Recuperado de https://doi.org/10.1016/j.piro.2016.07.003
  • Lao, W. (2017). Estudio epidemiológico de la Salud Oral del Adolescente en Costa Rica, 2017. Recuperado de https://repositorio.binasss.sa.cr/repositorio/bitstream/handle/20.500.11764/713/saludoral.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  • Murillo Bolaños, O. M. (2019). Vista de Condiciones de vida y hábitos que contribuyeron al deterioro bucodental de las personas adultas mayores en Cantones seleccionados del Área Metropolinata de Costa Rica 1998-2006. Anales en Gerontología, 11, 1–17. Recuperado de https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/gerontologia/article/view/39947/40810
  • Rodríguez Álvarez, J. J. y Berbesí Fernández, D. Y. (2018). Conocimientos de higiene oral de acudientes y su relación con caries en menores de cinco años. Revista Facultad Nacional de Salud Pública, 2, 1–16. Recuperado de  http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=131215314&lang=es&site=ehost-live