Alexander Chacón Montero, Valeria Méndez Hernández y Brandon Reyes Acosta - Estudiantes del Rockapellas Club de ULACIT

Desde tiempos inmemoriales, el canto ha sido una de las herramientas de mayor uso del ser humano. A lo largo de los siglos, este, según la ubicación, ha creado distintas técnicas y variaciones; de donde según sea, es posible discernir las peculiaridades del canto según culturas y grupos étnicos. No obstante, si bien es cierto que no existe obligación alguna a ejercer esta actividad de manera que no sea individual, no se puede tampoco evitar preguntarse a sí mismo ¿qué hace tan especial cantar de manera grupal que hace que las personas opten por reunirse en vez de hacerlo por sí solos? El canto en grupo puede ser una manera mucho más profunda de lo que podamos ver, es comunicarse unos a otros, dar una idea a una misma voz, transmitir sentimientos sin tener que hablarles directamente, el canto en conjunto representa armonía entre voces, entre espíritus.

La neurociencia del canto muestra que cuando cantamos nuestros neurotransmisores se conectan de maneras nuevas y diferentes. Se activa hemisferio derecho de nuestro cerebro, y se liberan endorfinas que nos hacen más inteligentes, más sanos, más felices y más creativos. Cuando cantamos con otras personas este efecto se amplifica. (Sheppard. 2016.). Muchas parejas cantan juntos reflejando su amor, se sienten comunicados; Un grupo de coristas pueden hacer del sonido de una película, muy diferente, suspenso, angustia, felicidad, el canto en grupo puede ser lo más bello para el oído humano. Muchas veces cantar con muchas personas es complicado, tratar de entenderse, sonar de la manera correcta, entonar, hay muchos factores que pueden llegar a afectar la comunicación de esta actividad.

Solucionar estos problemas puede llegar a ser la clave a la comunicación constante de varias personas, el canto con práctica, tiempo y dedicación puede ser la uno de los momentos con más conexión entre los cantantes. A parte de los sentimientos a la hora de cantar grupalmente el cerebro necesita de bastante concentración, ya que muchas veces diferentes personas cantan diferentes melodías lo cual puede causar que la persona pierda su propia melodía o entonación ya que el cerebro escucha lo demás y trata de seguirlo. Aunque sea completamente normal tener que practicar mucho para poder montar una canción, a la hora de ser en grupo es mucho más complicado. Son más personas y cada una debe de sobresalir a su manera para que se pueda apreciar cada voz. Cada miembro debe de estar enfocado para que se tenga un buen resultado y para no distraer a los demás.

Es muy importante que a la hora de estar cantando no se sobre esfuerce la voz, ya que esto puede provocar ronquera o incluso algún tipo de daño en las cuerdas vocales. Siempre se debe de tratar de cantar con el diafragma y no esperar sonar más fuerte que los demás ya que puede que las personas no se escuchen ellas mismas debido a las demás voces, pero sí los otros integrantes. En algunos estudios se ha logrado demostrar que cantar grupalmente puede ser uno de los mejores antidepresivos y muchos beneficios más con respecto a la salud física de las personas. Como fue mencionado anteriormente sobre el que se tenga una conexión entre todos, el cantar en grupo puede transmitir felicidad o satisfacción en conjunto lo cual ayuda de manera significativa a estado de ánimo de cada uno.

El canto se encuentra grabado en lo más profundo de nuestras raíces. Hoy en día, con la gran cantidad de géneros, estilos y variaciones de este, sería prácticamente imposible atribuirle a la actualidad un género en específico. Al contrario, es esta multiculturalidad lo que nos permite disfrutar de la música y el cantar en conjunto; uniendo siempre a quienes lo practiquen.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.