Karina Tapiero Retana – Estudiante de la carrera de Ing. Química Industrial

¿Es realmente imprescindible la explotación del petróleo y sus derivados como motor del crecimiento económico, tanto a nivel mundial como en Costa Rica? ¿O acaso ha sido la utilización de este recurso la salida más fácil para conseguir mover la economía?

“Petróleo” significa literalmente “aceite de roca” y es considerado como el segundo líquido más abundante en la Tierra de acuerdo con el Instituto Británico del Petróleo (actual Energy Institute). El primer registro de su explotación, como recurso natural para obtener distintas materias primas, no se remonta a hace un par de siglos, sino a hace aproximadamente 6000 años. Fue utilizado por los antiguos pueblos mesopotámicos, quienes extraían de pozos de betún el asfalto empleado como mortero e impermeabilizante de barcos, incluso como adhesivo en armas. (The Louisiana Department of Natural Resources, s.f). Si el petróleo ha sido aprovechado durante milenios, entonces ¿por qué hoy el petróleo tiene más auge que nunca y se continúa utilizando a pesar de que hay alternativas más ecológicas?

La industria petroquímica tiene su origen moderno en 1859, cuando el coronel Edwin Drake perfora el primer pozo petrolero en Pennsylvania, mientras andaba en busca de una fuente de queroseno para alimentar las lámparas con este combustible. Sin embargo, esta naciente industria se vino abajo cuando Thomas Edison inventó la bombilla dando origen a la industria eléctrica, pues inevitablemente la demanda de queroseno disminuyó.

Por su parte, la gasolina fue sólo un subproducto de la extracción de queroseno hasta que, con la invención del automóvil, la industria del petróleo cambió para siempre. Los primeros modelos de autos eran de vapor y electricidad, pero, a diferencia de los que utilizaban gasolina, tenían poco alcance. De este modo, se crearon grandes redes de abastecimiento de gasolina, con lo que no solo se desarrolló la industria del transporte, sino todo un modelo de negocio. (The Environmental Literacy Council, 2015).

Desde entonces el petróleo no sólo ha sido codiciado para alimentar el transporte, sino también por sus derivados y por los subproductos utilizados en la industria química. A través de distintos destilados del petróleo crudo se han obtenido materias sintéticas que, de la mano con otros productos extraídos de la minería, se han logrado sintetizar en componentes activos de gran importancia para la industria farmacéutica, textil, alimenticia, agroindustrial, química, cementera, entre muchas otras. Por ejemplo, en el área textil se ha dejado de depender de fibras naturales como el algodón o seda, al utilizar fibras sintéticas como el poliéster, nylon, spandex y otros. En la industria alimentaria y, en todas las demás industrias, los polímeros han sido indispensables para el transporte, empaque y almacenamiento de alimentos y demás productos. Los distintos principios activos derivados del petróleo se utilizan como preservantes de alimentos, componentes de medicinas, o bien como fertilizantes (Chow, s.f.). Por ello el petróleo es más que un combustible.

Es indiscutible que el petróleo y sus derivados han sido vitales para el desarrollo y crecimiento de prácticamente todas las actividades económicas del ser humano moderno. Los productos y servicios en gran medida se han valido de estas sustancias en gran parte de su cadena de valor. Sin embargo, el medio ambiente ha tenido que pagar un precio muy caro a cambio de este desarrollo económico. La quema de combustible, tanto para el transporte como para la producción industrial, ha dejado una huella indeleble en el aire y los ecosistemas. Esto genera una disminución en el tamaño de la capa de ozono; un factor precursor del cambio climático. (Moñino y Galdos, 2008).

Los avances en materia de alternativas al petróleo, como combustible y fuente de materias primas, han tenido bastante crecimiento en las últimas décadas. Se están incorporando fuentes de energía renovables en la economía, y hay ahora marcados adelantos en la extracción de materias primas y componentes activos de la naturaleza de manera sustentable. El petróleo seguirá siendo indispensable como una economía de transición, mientras se logre tener una matriz energética completamente renovable y se consiga hallar sustitutos naturales a los derivados del petróleo de forma rentable y sostenible. Para lograrlo se requiere el apoyo mediático, académico, gubernamental, empresarial y una seria toma de conciencia por parte del ciudadano común.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Chow, S. (s.f). Petroquímica y sociedad. Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen1/ciencia2/39/html/sec_12.html.
  • Moñino, N. y Galdos, A. (2008). Exposición a la contaminación por actividad petrolera y estado de salud de la Comuna Yamanunka y estado de salud de la Comuna Yamanunka (Sucumbíos, Ecuador). Recuperado de: https://ddd.uab.cat/pub/trerecpro/2008/hdl_2072_5273/PFCMonino.pdf
  • The Louisiana Department of Natural Resources. (s.f). How Ancient People and People Before the Time of Oil Wells Used Petroleum. Recuperado de http://www.dnr.louisiana.gov/assets/TAD/education/BGBB/2/ancient_use.html
  • The Environmental Literacy Council. (2015). Petroleum History. Recuperado de https://enviroliteracy.org/energy/fossil-fuels/petroleum-history/.